19 agosto 2010

Senatus PopulusQue Romanus

He estado unos días en Roma. Jo, ¡me he vuelto más culto! Antes, me dabas una piedra y a lo sumo te sabía decir "gris, pesa " y ya está. Sin embargo ahora, te la ubico en un templo, en una domus o unas termas (termae para los que sepáis latín como yo).

Un día fui al Vaticano. Me gustó el chaletito que se ha montado el Papa. Un poco suntuoso para mi gusto, la verdad, pero no está mal de espacio. Sin exagerar, la basílica de San Pedro debe tener más de cien metros cuadrados construídos, con sus confesionarios, sus altares, sus columnas y unas cosas que había en el techo que me dijeron que se llamaban frescos, como los de Pescanova.

Todo el mundo le hacía fotos a los cuadros, a los altares, a las estatuas y a las piernas de las turistas holandesas. Sin embargo, yo no pude levantar la vista del suelo. ¿Con qué lo friegan? Porque hay que ver lo limpio que está todo ¿eh? Claro, como que las monjitas visten hábitos hasta el suelo, se dan una vuelta por las capillitas y ya lo tienen todo barrido. Sin embargo mírame a mí. Como que luzco unas preciosas bermudas que dejan al aire mis atléticas y bronceadas pantorrillas, en mi casa, el suelo no me dura limpio más que el tiempo que tardo en derramar (sin querer, claro está) una cervecita bien fresquita. ¿Ves? en mi casa tambián hay frescos, como en la del Papa.

Cuando me paseaba por la plaza de San Pedro, justo al lado del obelisco ese que no es más que una burda copia mal hecha y en miniatura de la torre Agbar de Barcelona, me asaltó una duda que sin duda será objeto de interesantes y edificantes debates teológicos entre los cardenales de la curia romana: el equipo de fútbol del Vaticano, ¿juega la copa de la Uefa? Si les ganas, ¿te excomulgan? Es más, sus cheerleaders ¿son una facción avanzada de las Teresianas adoratrices de la hernia estrangulada de San Cucufate? Qué apasionante debate nos depara este siglo, queridos amigos.


Otro descubrimiento que hice en Roma fue uno que sin duda va a dejar boquiabierto al mundo cuando publique el trabajo de campo que estoy realizando estos días. En efecto, allí pude constatar la existencia de unos seres que yo juraría que se habían extinguido hace siglos y de cuya constancia tan solo quedaban ciertos vestigios en algunos mosaicos del templo de Venus. Se me escarchó el paladar al verlos, no te digo más.

Agárrate a la silla. Querida bloguera, querido bloguero: las italianas existen. Sí, sé que acabas de acabas de quedarte con la boca abierta de la impresión, que tú que has soportado la humillación de las hordas engominadas de esos spaghetti que arrasaban entre las féminas ibéricas, llegaste a pensar que esos seres se reproducían por esporas, que divinidades como Monica Belluci, Maria Cucinotta, Rosella Brescia o la berlusconiana Patrizia D'Addario, eran muñecas hinchables... bueno, a lo mejor en el último caso, así es. Es que il cavaliere es mucho cavaliere.

Pues resulta que Italia está plagadita de ellas, oye. Con sus ojos azules, sus melenas negras, sus sandalias, su piel morenita, sus piernassss... bueno, paro, que me estoy poneindo malito.

Un día, a las tres de la tarde, bajo un sol que derretía las pocas piedras que quedaban en pie en el recinto de los foros imperiales, me asaltó una duda que desde entonces, a pesar de los concienzudos tratados que he estado consultando, no he sabido resolver. La de tesis doctorales que van a nacer entre los expertos en Ciencias de la Antigüedad. Mi pregunta nació contemplando el templo de Marte
, junto a un grupo de turistas orientales, a pesar de los deslumbrantes rayos con los que el mamonazo del buen Helios se obstinaba en obsequiarnos. Ahí va: si cuando hace mucho sol, achinamos los ojos para protegernos de tanta luz, ¿qué narices hacen los chinos? ¿y los japoneses? A lo mejor los cierran directamente y por eso hacen tantas fotos. Como que no pueden ver nada, luego, en hotel se dedican a mirar todo lo que han retratado para saber dónde narices han estado.
Y hablando de narices, no me negarás que lo de Rómulo y Remo amamantados por una loba, suena a cuento achinado. Qué pasa, ¿que todas las lugareñas del Tíber se parecían a Belén Esteban y que antes de alimentarse de tan inhóspito ser, prefirieron amarrarse a la licántropa glándula? Aunque quién sabe, si maquillada, la Esteban es repulsivilla, no quiero ni pensar lo que parecerá esa tía perdida en medio de un bosque. A ver si va a resultar que en lugar de Rómulo y Remo, la fábula tiene que ver con Andreíta y su afamado pollo.


En fin, que no te aburro más, que entiendo que en vacaciones, tanta cultura de golpe es difícil de asimilar. Prometo el próximo post será más refrescante que un polo de limón. Eso sí, si te cae una gota al suelo, la monjita la pones tú.


26 amigos lo mejoraron:

Goathemala dijo...

Eres sencillamente genial, gracias por el humor fino, tan necesario, tan escaso en estos días.

Un abrazo.

zarina dijo...

VOLVÍ EL 26 DE JULIO DE ROMA.
Es muy cierto lo que dices. Cómo me ha gustado el piso y las combinaciones de mármoles!!!Los colores!!!
No ví monjas con falda larga, sólo a media pierna... Era el uniforme de VERANO JAJAJAJA
Te mando besitos
Amalia

Freia dijo...

¡JAJAJAJAJA! La licántropa glándula. Poldiox poldiox. Se me van a salir las tripas de tanto regocijo y luego ensuciaré el reluciente suelo. Aysssssss. Un besazo.

Alicia dijo...

Se te extrañaba :)

Mis padres estuvieron una sola vex en sus vidas en el Vaticano, en 1981. Ese día atentaron contra el Papa. Por las dudas, no se animaron a volver...
Besos

AleMamá dijo...

Negra envidia no más, salvo por el calor de que me libré.

Mae dijo...

Que guay!!!
Yo tengo muchas ganas de ir a Italia...
Por cierto, no te has traido una de esas monjitas para tu suelo?? Las vendían??
Ayy, si es que los secretos de la iglesia son infinitos.!
Me alegra qe hayas aprendidio mucho.. yo me quedo en decir si lo que me dan es piedra o no!, lo demás te lo dejo ahora a ti.

Gracias por tu post tan simpático como siempre, que entre tanto estress del verano viene bien refrescarse con tu lectura!

Besinis... (que son besos en Italianini, jiji )

Steki dijo...

Leerte me ha causado, además de risa, cierta envidia. Porque me trae recuerdos de mi visita a Roma con mi hija en 2006. Tengo muchas anecdotas. Una de ellas es que me fracturé un dedito del pie cuando todavía me faltaba caminarme tooooooodo San Pedro y subir y bajar los 1.044 escalones!
Me encantó tu relato, amigo.
Molts petonets.
STEKI.

evaglauca dijo...

Hacia días que no me reia tanto, además mañana mismo me compro unas enaguas hasta el suelo haber si se me queda el suelo como una patena.
Gracias por las risas, siempre vienen bien.
Un abrazo

ojo humano dijo...

¡Qué bueno es volver a leerte!
Un placer.

Sahndrah dijo...

Divertidísimo... no he parado de reírme. De todos modos, en mis visitas a Roma,los frescos que más me sorprenden son los taxistas,, vamos, ni el Bimbo se les compara, allí en vez de taxímetro son más dados a usar el ojímetro. Saludos

peritoni dijo...

Vamoraver, un amigo italiano decía que las italianas buenorras existen, peeeero que son muy castas y no hay manera de meterles mano (literal). Debe ser por los restos de una educación tan "italiana". En cambio, me decía, que las españolas son muy ABIERTAS, pero mucho, y en todos los sentidos. Por eso, se corrió la voz y vienen en hordas a ligarlas. Y con muy buenos resultados, por lo que yo veo en las playas.

Ah, se me olvidaba: Has resuelto una de mis preguntas vitales, esas que te haces y no puedes responder, y te machacan toda la vida, gracias...ya sé cómo limpian aquel espacio tan enorme.
Besos (castos, así como de machirulo)

Carmen dijo...

No sé... eso de que existen las italianas me parece una tesis un poco aventurada ¿Quires decir como la de la foto? ¿Como la novia del Clooney? ¿Y los italianos? ¿han desaparecido o siguen con la camisa abierta y la cadena de oro?
Y vamos, que vuelvo después de una laaaaarga temporada y sigue siendo el sexo lo que predomina por aquí? No puedo creer...!!!

Ñoco Le Bolo dijo...


Los efectos de la merluza a la romana, recién caída de un fresco de Miguel Ángel, pueden ser perniciosos. Si los sustituyes por unos calamares a la idem, tienes que beber u cóctel de Cinzano con Martini para evitar que el fresco te manche de pintura todo el estómago.
Las romanas existen. Yo tengo una, un poco oxidada claro, con la que peso los pescafrescos. Hacen trampa, siempre, las romanas, y más en manos de una rumana.
Que bien escribes, joía.

Saludos

CR LMA
________________________________

Anónimo dijo...

Moltes gràcies Thanh.
Un petó

sunny dijo...

de roma, este verano, solo pisé el aeropuerto

Gata Negra dijo...

Mi hija estuvo hace unos años en Roma y vino encantada. Claro que ella a esa edad, no se fijaba en los suelos tan limpitos. Jajajaja!!

Me encantaría ir, algún día quizás...

Genial la entrada, me he reído mucho ;)

india dijo...

Buenooooooo...estabas de viaje!!!y qué viaje!con tanta limpieza destelleante,tanto solipondio destelleante y tanta morenaza destelleante...traerás el cristalino con agujetas!
Contigo debe dar gusto viajar!
Aaaaaaaachuchones!!

Alimontero dijo...

Me ha venido de maravilla leerte!!
tu sentido del humor es escaso y hace bien a cuantos te leemos!! jajajajaa!

Gracias por pasar por casa, yo te extrañaba hacia rato! ,-)

besos y feliz retorno!

Ali

Tanhäuser dijo...

Goathemala
Tú sí que eres genial, querido amigo. Compruebo con alegría que sigues dándole a la tecla como nadie y eso sí que es una gran noticia.

Un gran abrazo

Zarina
¡¡¡Hola!!!

Me encanta ver caras nuevas por aquí.
Me ha sorprendido lo de las monjitas a media pierna. A lo mejor es que estaban en huelga y se negaban a barrer el suelo, jejeje.

Besos agradecidos y gracias mil por tu amable visita.

Freia
No nos engañe, condesa, que si ensucia el suelo, su buen mayordomo se encargará de que todo vuelva a estar reluciente, jejeje.

Besos enormes.

Alicia
Uff.
Con esos precedentes, cualquiera se atreve a volver, ¿verdad?

Yo también te he echado de menos :)

Besos.

Alemamá
Para calor el que estoy pasando ahora.
Estoy en la Costa Brava y esto no es calor, es lo siguiente, jejeje.

Besos, Ale.

Mae
¿¿¿A Italia??? Mira que a la que cruces la frontera, los italianos te raptan ¿eh? Tú misma.
Monjitas no me traje ninguna. Es que no me cabían en la maleta y ya sabes lo pesaditos que se han puesto los de Iberia con lo de los equipajes. Probaré a ver si por SEUR...

Besinis para ti también.

Steki
¡Qué horror! Subir a la cúpula con un dedo del pie roto debe ser horrible. Pero oye, esa anácdota no te la quita nadie, ¿verdad?

Petonets, Steki.

Tanhäuser dijo...

Evaglauca
¡No te compres unas enaguas! ¡Te presto unas mías que se me han quedado pequeñas! Es que llevo unos días en casa de mi madre y no veas lo que estoy llegando a comer...
Gracias a ti por acercarte, Eva. Siempre es un placer verte aquí.

Un abrazo de los grandes.

Ojo humano
Muchísimas gracias por tus amables palabras. Son un auténtico regalo.

Un gran abrazo.

Sahndrah
Buenos, los taxistas de Barcelona y de Madrid no son muy distintos, ¿eh? Y si encima son del Atleti... Uf, jejeje.

Un abrazo agradecido.

Peritoni
O_O
¿Las españolas son abiertas? Jo, pues será ahora, porque en mis años universitarios, nada de nada, tú, jajaja.
¿Cómo va con los bnuevos vecinos? Jopetas, qué envidia me das. ya tienes tema para llenar el blog de posts. No como a mí, que lo más apasionante que me pasa al cabo del día es la elección que hago del dedo con el me voy a rascar la barriga.

Un abrazo achuchao

Carmen
En Italia no quedan italianos. Están todos aquí, ligándose a las españolas. Pues no son buitres ni nada, los tíos.
Me encanta que regreses, Carmen. Se te ha echado un montón de menos, que lo seppppassss.

Besotes

Ñoco le bolo
Oye, que buena idea lo de los calamares. Yo optaría por buen lenguadito pero por probar, que no quede.
Acepto que existen romanas, pero ¿y milanesas? ¿qué me dices de las milanesas? y no me vengas con lo de las gomas de borrar, ¿eh?

Un abrazo

Anónimo
Gràcies a tu.

Petons

Sunny
¿Y te perdiste? jejeje.
El aeropuerto de Roma no es nada del otro mundo, pero ¿sabías que la estación de tren de Termini es la más grande de Europa?

Besos

__MARÍA__ dijo...

Menos mal que los amigos me lleváis a viajar por ahí, aunque sea virtualmente.
¡Gracias!
Besos

Anónimo dijo...

He empezado hoy a trabajar y ando algo deprimida....el post? Bueno, no está mal. Pero después de tanto tiempo en el dique seco podrías haberte esmerado...Anda, publica algo más ingenioso que me levante el ánimo....

Por cierto, abundan en Roma los torsos hercúleos? O los italianos andan escasos de este maravilloso atributo, propio de nuestra península?

Sirva el presente comentario, para que vuelvas a ficharme.

Beso.

Arbillas dijo...

Lo que es la vida, yo estudiando italiano y tu yendote a Italia.

Así seguro que me has superado con el idioma.

ESo no se hace con una amiga...

Lo que tu has aprendido en un viaje, me cuesta a mi casi 6 meses, y lo mejor es que no tienes necesidad de estudiar gramatica, pronombres ni preposiciones ni verbos irregulares...

¡¡ que envidia me das !!.

Me alegro de volver a verte.

Besotes

Meme dijo...

jajajaja, ay, Tan.

Gracias por el paseo por Roma y éstas fresquitas sonrisas en esta noche de chafagor.

Un beso

Qalamana dijo...

Hola Tann,
estoy en FFM, escribiré en cuanto pueda...

Besos!

María dijo...

Hola Tanhäuser,

pues mira, no está nada mal tu visión de la ciudad eterna jajaja ¡¡Vaya cosas en las que te fijas!! todo el mundo admirando los techos y demás obras de Miguel Angel y tú jajaja sin le vantar los ojos dle suelo deslumbrado por su brillo...¡¡si es que...!!:-)

Definitivamente se ve que a ti se te van más los ojos por los monumentos de dos piernas que por los de mármol de Carrara... pero por favor ¡¡cómo se te ocurre indigestarnos tu diveridísima crónica con la Esteban ¿ni si quiera en Roma nos libramos de ella?

Bueeeeno, va te perdono.

Pero que sepas que me está goteando el helado de chocolate y no te pienso traer a ninguna pobre monjita para mancharle el hábito, mejor sacas tu fregona y ¡¡ale, a practicar!!:))


Muchos besos Than :))

 

Sample text

Sample Text

Sample text

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...