01 diciembre 2007

Mobiliario voraz

Hay un lugar en las casas, tétrico, siniestro, y conectado por algún atajo del espacio-tiempo con con un mundo desconocido y lleno de misterio. Sí, ya sé lo que estás pensando, cacho marrano, pero no, no me refiero al váter. El váter está conectado con un mundo más o menos conocido, por un conducto que tiene muchas cosas desagradables, pero misterio, lo que se dice misterio, no tiene.
Yo me refiero a... (terror me da hasta decirlo)... la zona del sofá que queda bajo los cojines. Escalofríos sólo de pensarlo. ¿A que a ti te pasa lo mismo?
Da igual que aspires, da igual que cepilles, da igual que desionices, da igual que desintegres. Sin saber cómo, al rato de limpiar, te aparecen bajo los cojines del sofá, clips, capuchones de bolis, quesitos del Trivial, canicas, migas de galleta, cromos de las Bratz... En el mío aparecen hasta Choco Krispies y eso que yo soy adicto a los Smacks. Según dicen, los bazares chinos tienen una fuente inagotable de suministros en ese macabro lugar. Hasta se han dado casos de personas que han encontrado bajo el cojín del sofá a algún familiar que ya daban por perdido. Pobrecillos, salen sudados, con una cara de asfixia terrible, pero alimentados como nadie, oye. Menudos atracones de Choco Krispies que se han llegado a meter.
Yo tengo una teoría al respecto y es que los sofás tienen vida propia (o ajena, no sé), aunque la suya es muy aburrida y esclava. Al fin y al cabo, la gente sólo los usa para sentarse, para depositar en ellos la ropa que vas planchando o para dejar el abrigo de cualquier manera, el día que entras en casa, a toda pastilla, porque te estás haciendo pipí.
Digo yo que debe ser horroroso tener que aguantar el peso de un plasta todos los días y que por eso se cansan y les entra hambre, por lo que engullen cosas. La dieta no la cuidan mucho, la verdad, pues no entiendo qué gusto le encuentran a comerse monedas de veinte céntimos o carnets de videoclub, pero claro, para entenderlo hay que ser un sofá y aunque un servidor en ocasiones se mimetice a la perfección en él, todavía creo conservar algún resto de mi origen humano.

La verdad es que los sofás son unos tipos curiosos y alguien tendría que entablar una relación de amistad con ellos para llegar a entenderlos un poco mejor. Así podríamos satisfacer sus demandas y resolver los montones de preguntas que nos sugiere su triste existencia, como por ejemplo,
  • ¿Por qué cuando un sofá está nuevo (e incluso es bonito) lo tapamos con una cortina vieja de la abuela?
  • ¿Qué son esa especie de pelos que cuelgan de los bajos de los sofás?
  • ¿Quién es el torturador que diseña los sofás de Ikea?
  • ¿Qué es realmente un sofá-cama? ¿Existen camás-sofás?
  • ¿Por qué los sofás de las consultas de los dentistas tienen el asiento a diez centímetros del suelo? ¿No se dan cuenta que con el acojone que lleva el personal, el tembleque de las piernas les impide levantarse?
  • ¿Los cojines van a juego con el sofá o con las cortinas?
  • ¿Por qué es más fácil quedarse dormido en el sofá que en la cama?
  • ¿Como se sienta uno en una chaise longe? (cómodamente, quiero decir).
  • ¿Por qué las zapatillas de las niñas siempre están debajo del sofá?
  • ¿Por qué los sofás tienen predilección por los mandos a distancia o los teléfonos inalámbricos?
En fin, que me voy a desayunar, que luego tengo que pasar la aspiradora. A ver qué me encuentro hoy. Qué miedo tengo, oye.

45 amigos lo mejoraron:

Freia dijo...

¡Ay Tan! eres el amigo bloguero que mejor sabe encender la sonrisa (o la carcajada abierta) desde por la mañana, con una perfecta mezcla de humor y ternura. Nunca me habia dado por imaginar qué misterioso mundo se agazapa 10 cms. por debajo de mi ilustre trasero. Y mira, no te falta razón. Si no estuvieras tan ocupado, podrías ser socio fundador y presidente de la UBS (Unión de buscadores en sofás) o escribir un libro: "Viaje interior a un sofá: luces y sombras del diseño en Ikea"... o cosas parecidas.
Disfruta el fin de semana. Un abrazo,

RGAlmazán dijo...

Apenas he terminado de leer tu entrado y he ido corriendo al sofá. Le he pedido perdón por soportarnos durante tanto tiempo y le he preguntado si tiene algún pariente sofá-cama. Y no me ha contestado, debe ser que está cabreado porque hasta ahora nunca le había saludado. En fin, intentaré hacerme amigo suyo. Aunque me temo que se lleva mejor con las sillas del comedor.

Salud y REpública

luz de gas dijo...

Sí que es cierto que tiene siempre el mando , las monedas, alguna llave incluso y hasta los calcetines que faltan y que aparecen desparejados al lavar. Esas cosas en las que no piensas continuamente, pero en las que me has hecho detenerme un rato. Un detalle , oye, gracias.
Saludos

Alemamá dijo...

En los nuestros (tenemos tres) generalmente antes de posar tu humanidad debes sacar a un gato (tenemos uno por cada sofá) y si se pierden los controles (de los apartos electrónicos, no del dueño de casa afortunadamente) primero debes buscar ahí como bien dices.
Saludos

La interrogación dijo...

Pues yo en el mío he llegado a encontrar verdaderas fortunas. Los céntimos de euro tienen una facilidad pasmosa para acabar en ese espacio oscuro.
Mola cuando encuentras pan fosilizado dan ganas de llevarlo al museo de ciencias naturales más cercano.
jaaaj, el mundo de los sofás...

Besso

raindrop dijo...

Los sofás acaban siendo el trastero de la casa. O los armarios, que cualquier día me da por poner perchas bajo los cojines para organizar un poco.
Eso sí, para dar miedo lo que te puedes encontrar bajo los cojines de sus parientes los divanes de la consulta del psicoanalista: traumas, fobias, neuras... Ahí no me atrevería a meter la mano.

saludos

Piel de letras dijo...

Haces bien en temer... es mas ¡tiembla! amigo.

;)

Le Mosquito dijo...

Hola.
Soy el torturador que diseña los sofás de Ikea.
Se te ha caído el pelo, majete, y no lo vas a recuperar ni con tu aspiradora Tyson, la cual, dicho sea de paso, sí que es una tortura de diseño.

Zafferano dijo...

Ahora entiendo por qué mi sofá está más gordo! Cuando despeje la sala y logre encontrarlo, lo pongo a dieta.

Besotes

modes amestoy dijo...

mira que piensas en cosas interesantes y misteriosas. No se me había ocurrido.
Un abrazo

Miss Missing dijo...

Lo de los sofás en las consultas he contrado dos variantes, a saber:

1) aquellos que son más duros que una tabla de planchar y por tanto, te hacen pensar que ahora mismo en la silla del dentista sin duda estarías mucho mejor....

2) aquellos extra-blandos que terminas con las rodillas en el pecho y el culo tocando suelo. Para mí son los peores porque significa que esos sofás los han considerado lo más cómodos de todo el mercado así que "eso" es lo mejor que vas a estar en la consulta...

Un besote!!!

PIZARR dijo...

JAJAJAJAJ.........es que me parto contigo.

Ahora mismo retiro de mis sofas, las horrorosas fundas que cubren a los pobres. Y es que no hay manera de comprar unas bonitas y efectivamente para que quiero esos preciosos sofas de cuero verde ????? eh????? si nadie los ha visto jamás????

Se estarán acordando de mi a todas horas. Ellos super coquetos que eran y yo voy y los tapo con un trapujo.

Me encanta ese sentido del humor que tienes

UN BESO DESDE BILBO

Qalamana dijo...

Ja, ja, ja... y eso que no has mencionado las pelusas que allí se forman :)

Adooooro mi sofá! Es lo primero que compré para el salón: ni mesa, ni sillas, ni muebles... EL SEÑOR SOFÁ, y qué cómodo es!!!

almena dijo...

jajajaja me encanta jajajaaaaaa
¡y es que tienes razón!
:)

MORGANA dijo...

Querido Tanhäuser, con lo tranquila que estaba sentada en mi sofá, ahora no tengo más remedio que investigar, no vaya a ser que me trague a mí.
Lo que si me he dado cuenta, que los pelos que cuelgan en mi sofá son de mis gatos, uffffff menos mal.
Voy a investigar, luego te cuento, igual me encuentro algún tesoro.
**Muchísimos besos**

alma dijo...

Lo de lo choco Krispies te ha quedao de nota, jajajjaj

Darilea dijo...

jaja Un bazar es lo que encuentro en el mío cada vez que paso la aspiradora, la última vez encontré hasta warhammers que estaban desaparecidos en combate.
Besitos.

india dijo...

Eso digo yo,...si compré el sofá verde porque me gustaba así,¿por qué siempre lleva un cubresofá naranja?¿por qué lleva cubresofá si ya tiene un tiempecito?creo que mi esposo me ha estado dando coba todo este tiempo,... lo mismo se lo doy a comer,jejeje

Carmen dijo...

Pero a pesar de todo el sofá es uno de los muebles más queridos del mundo... se elige con cariño, se selecciona el color, la dureza, la suavidad de la tela, la elasticidad de los cojines... No sólo nos soportan sentados, también nos acarician tumbados, nos recogen alguna que otra lágrima y más de un polvo... después de eso tienen derecho a comer! Y no es justo tenerles miedo... ¿o sí?

Yessi dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, yo también pienso que tienen vida propia y hasta se toman eltiempo de jugarte una broma, hace unos días extraviamos el control remoto del televisor, para variar culpamos a mi probre anguelito y dos días después aparecio muy escondido en el sofa, bastante raro....o será acaso que mi bebé tiene algun pacto con ellos, ultimamente lo he visto llevando comida hacia los sofás.. mmmesto es muy curioso!!!

Abrazos querido amigo con mucho cariño.

Tanhäuser dijo...

Freia
No me hables de ocupaciones, Freia, que estoy que muerdo. No me quiero hacer el pesado, pero te aseguro que estoy viviendo una época terrible en el trabajo. No saco horas, de verdad. Pero bueno, la vida es así ¿no?
Para cuando acabe lo que tengo entre manos, me pienso tu sugerencia sobre el libro. ¿Qué tal a medias?
Un abrazo enorme, mi brillante amiga.

Rgalmazán
Es que los sofás son muy suyos, Rgalmazán e incluso tengo entendido que son un pelín antipáticos, lo cual no me extraña, porque tanto tiempo sin preocuparnos por ellos hiere un poquitín.
¡Cuidado con las sillas, que esas sí que son peligrosas!
Un abrazo, amigo.

Luz de gas
Bueno, bueno, acabas de mentar el mayor misterio de la Humanidad: los calcetines desaparejados. ¿Tú crees que el culpable es el sofá? ¡Será mamón!
Gracias a ti, simpática.
Un abrazo

Alemamá
Es que tengo entendido que los gatos y los sofás se llevan de maravilla, que digo yo, ¿estáis seguros de que lo de lo mandos no es cosa de tus felinos?
Abrazos

La Interrogación
Buscar dinero en los sofás es uno de los mejores sistemas para hacerse rico. De hecho yo conozco uno vasi mejor. Ya te hablaré de él en algún post.
Por lo que respecta al pan, ten cuidado. Tengo entendido que puede ser considerado un arma de destrucción masiva.
Besos

Raindrop
Hola Raindrop. Bienvenido a la que espero que consideres tu casa a partir de ahora. Es un honor para mí contar contigo en este sitio.
Hechas las presentaciones, me apunto la idea de usar el sofá como trastero de la casa. Es más, creo que como triunfe, voy a poner un sofá en cada habitación.
Saludos

Piel de Letras
Calla, calla, que me muero de miedo.
Abrazos

Le Mosquito
¡O sea que eras tú! Y ahora me dirás que a pesar de lo culpable que te sientes por torturar las riñonadas del personal, no tienes nada que ver con los surtidos de fiambreras que inundan todas las casas.
Un abrazo, aunque no sé si te lo mereces.

Zafferano
Es imposible ponerlos a dieta, Zafferano. Su gula no tiene límites, pero suerte igualmente.
Besos

Modes Amestoy
Es que eso de pensar es lo mío. Como que no cansa...
Un abrazo, amigo

Tanhäuser dijo...

Miss Missing
¡¡¡Miss!!! ¡Cuánto tiempo!
Tengo que pasar a ver cómo te va, lo que pasa es que últimamente estoy fatal de tiempo, aunque si no recuerdo mal, a ti te pasaba un poco lo mismo, ¿verdad?
Los sofas extrablandos son los más peligrosos, esos sí que comen.
Muchos besos y bienvenida a casa de nuevo.

Pizarr
Pobres sofás. Imagínate que vas a la pelu, que sales monísima y va tu sofá y te tapa la cabeza con un trapo. ¡A que te acordarías de sus muelas! Pues lo mismo. Descúbrelos, pobrecillos y déjalos respirar.
Gracias por tu amabilidad, bilbaina.
Besos

Qalamana
Cómodo y tragón, las cosas como son... ¡Mira! me ha salido un pareado.
Besos

Almena
¿Verdad que sí?
Si es que estos sofás son unos tragones.
Abrazos

Morgana
Ni se te ocurra pensar que se te pueda tragar el sofá. ¿Qué ibamos a hacer sin ti?
Y por lo que respecta a los gatos, no te quejes, que seguro que te proporcionan unos momentos fantásticos, ¿a que sí?
Cuando finalices tu investigación, por favor, nos tienes que poner al día.
Muchos besos para ti también.

Alma
Es que no me explico qué pasa en el interior de un sofá para convertir mis exquisitos Smacks en indigeribles Choco Krispies. ¿Crees que los sofás son rumiantes?
Abrazos

Darilea
Entre tus warhammers y mis zapatos de Polly Pockets tenemos medio Toys R Us, seguro.
Besos

India
Pobre marido tuyo. Auqnue si insistes en ello, que no se te olvide darle Samxcks de vez en cuando. COmo mínimo, debe alimentarse.
Y créeme, mejor naranja que fucsia pálido. No sintonizarían con tus cortinas.
Abrazos

Carmen
No, si yo los admiro por todo lo que tú comentas, pero deberían cuidar un poco más la dieta, ¿no? Y sobre todo, que no me devuelvan el mando a distancioa de la tele pringado de Choco Krispies.
Abrazos miedosos

Yessi
Ufff, estáis perdidos. Si hay un pacto secreto entre el sofá y vuestro angelito, tan sólo se me ocurre que optéis por sentaros en la alfombra. Cualquier otra opción es demasiado arriesgada.
Besos

MABANA dijo...

A poco no te entra la nostalgia, cuando dejas de sacudirlos y te encuentras una verdadera historia de lo pasado...

Tienes tanta razón, que rico es quedarse dormido en el sofá, pero mas rico es pensar que no te tienes que levantar, xq esta de poca este y con descansar bien, mas que suficiente...

Que maravillosas cosas podrían contar los sofas, testigos de tanta vida que pasa sobre ellos...

unb esisimo...

Polvorilla dijo...

Es notorio que los niños ayudan mucho a que sucedan estas cosas misteriosas, en cuanto a tu listado de preguntas sólo podría decirte que no todos pueden tener sofás de cuero bien armados y artesanalmente construidos; es lo de siempre!!!

Un beso.

SOLOYO dijo...

Hola Tan! Te gusta Luis Piedrahita? A miu me encanta y me has recordado a él! Buenísimo.
Besos.

MENS REA dijo...

Yo sé de uno (muy cercano a ti a y a mi) que en casa de unos amigos de sus padres, mientras desempeñaba funciones de canguro seguramente no remuneradas, al deslizar la mano entre los asientos del sofá halló algo sólido, tirando a verde, y muy largo, un tamaño desmesurado para ser un resto humano salido de las narices... Ya me entra el ataque de risa al imaginarme a T. explicando la experiencia ...

Un besote.

xus dijo...

jua,jua! es verdad que sería una vida sin sofá??? creo que yo no sería la misma!!! sirve para todo !!!!y claro cuando perdemos alguna cosa en casa el primer sitio donde se busca es en el sofa111 si,si las zapas de ms hijos sobre todo debajo!! PONGAMOS UN SOFÁ en nuestras vidas!!!
besito gracias por esas risas...

celebrador dijo...

Quienes han tenido o tienen el inmenso privilegio de haber vivido (o simplemente conocer) alguna casa "de las de antes", esas de pasillos larguísimos y techos por las nubes, recordarán otro lugar muchísimo más tétrico.... ¡el armario del pasillo!

Tachaaaaaannnnnn

alida dijo...

Tan, siempre me sacas una sonrisa y pensar jajaja, sabes que encuentro dinero y billetes cuando viene una visita y, estos se van, ¡registro! jajajaja para ver que me dejaron; los cojines me los cambian de lugar uffssss
Un abrazo

Umma1 dijo...

Por eso, m´hijo, yo tengo sofás a los que les levantás los almohadones y por debajo, un elástico de madera y más abajo el piso.

A mí lo que da espanto, es el caso de los broches para tender la ropa.
Esos sí que tienen vida propia. Se fugan, desaparecen... no sé... la cosa es que compro y comrpo, porque se esfuman.
Qué destino tendrán? Se los llevarán los platos voladores, o de noche les crecerán alas?

De eso, la ciencia no se ocupa...
Qué agujero, caramba!

Mae dijo...

Holaaaa. Pues me ha venido muy bien tus post porque tengo que comprar un sofá ya!, y aquí es donde voy a resolver mis dudas como la de los cojines... A juego con que? ja ja ja.
En fin, miraré detras de los cojines antes de que me lo lleven a casa para que no vaya nada que no sea deseado.
Besos y como siempre, genial!
Besos a mamá.

IMAGINA dijo...

FUERA DE CONTEXTO:
Tanhäuser, vengo otro día a comentar este post. Hoy sólo puedo darte las gracias por acordarte de Venezuela y de mí en el día de ayer.
Estamos muy esperanzados porque son ya nueve años de lucha y este triunfo, aunque pequeño nos ha dado un respiro.
Estamos muy, muy felices.

Churru dijo...

Misterios de la vida pero que leyendo tu estupenda entrada compruebo que son universales. En el primer año de colegio mayor, después de la película de los viernes noche, mi amigo Iñaki y yo metíamos la mano por la rendija de los sillones de la sala de la tele. Hombre, era recomendable lavársela después pero también te digo que el botín de monedas solía dar para un par de cañas por cabeza jaja.

india dijo...

¿Sabes el color de mis cortinas?...je!pero bueno,con el sofá verde de funda naranja nos va bien,si me la pone fucsia seguro,seguro que se lo hubiera zampado el sofá voluntarioso!jijijijiji
Gracias por estas sonrisas,que tengo una rachilla...

julio-entuinterior dijo...

Una vez en uno de ellos encontré una moneda antigua y desde entonces, suelo meter la mano en los sofás o sillones del vestíbulo de los hoteles (disimuladamente claro :))
Encantado de entrar y comentarte

Un saludo

mygdalom dijo...

Y todo eso sin usar el microscopio. Menos mal, si no me veo yendo a tu casa con un equipo de reanimación.

Cyllan dijo...

Ajajajajaja, me uno a todos, hay que ver que cositas más divertidas cuentas. Si es que nos sentimos identificados. Yo siempre busco las zapatillas de los chicos ahí. Y juro solemnemente que a mi sofá nuevo (lo estoy buscando con cuidado) no lo cubriré con la cortina vieja de la abuela :D Jajajaja

Goathemala dijo...

Un remanso de paz y humor tu blog. La anterior entrada se la daré a unos familiares que buscan piso en Barcelona para que al menos se diviertan.

En mi casa solemos encontrar algunas monedas debajo de los cojines. Apenas me quedo sin efectivo ya sé en qué preciso lugar encontrar moneditas para el desayuno.

Abrazos.

Camilo dijo...

¡Qué bien que has vuelto! Muchas gracias. Algo de buen humor y positivismo nunca viene mal.
Un abrazo.

Tanhäuser dijo...

Mabana
Jejeje, eso digo yo. La próxima vez que aspire el sofá, me tomaré una pastillita antinostalgia.
Y sí, lo que podrían contar los sofás si hubiese alguien capacitado para traducir su peculiar lenguaje.
Besos

Polvorilla
Eso creo yo, Polvorilla, que los niños tienen una peculiar forma de desordenar la casa y de utilizar al sofá como trastero de pequeñas cosas.
Los sofás de cuero hacen sudar ¿no?
Besos

Soloyo
Hombre gustarme, lo que se dice gustarme, no sé. Llámame raro pero prefiero un pelín más a Scarlett Johansson.
Lo de que te recuerdo al bueno de Luis, no lo dirás por el peinado, jejeje
Besos a ti, simpática

Mens Rea
Calla, calla, que sólo pensarlo me muero de asco y de risa a la vez. Si es que lo que no le pase a él.
Besotes para ti también y para J.

Xus
Es que los sofás multiusos están muy de moda. Lo mismo te sirven de zapatero, que de armario que de cama. No sé como estos de Ikea no se han dado cuenta ya.
Besos

Celebrador
Argggg. Sé de lo que me hablas. ¿Te acuerdas del olor? Si es que daba miedo. ¿Y cuando se quedaba la puerta entreabierta? ¿A que no había eggs de pasar por delante?
Un abrazo

Alida
¿Y es buena la recaudación? No está nada mal tu idea. Me parece que voy a poner un sofá bien bajito para que se vacíen bien todos los bolsillos, jejeje.
Abrazos

Umma1
Los broches de tender la ropa se van con los calcetines desaparejados, sin duda alguna. De hecho hay un planeta lleno de broches y calcetines sin pareja donde son la mar de felices.
Abrazos

Tanhäuser dijo...

Mae
¿Tienes que comprar un sofá? Y de momento, ¿dónde os sentáis?
Besos, Mae.

Imagina
Os deseo toda la suerte del mundo, Imagina.
Besos justicieros.

Churru
Jejeje. No quiero ni pensar lo que debía de salir de ahí.
Un abrazo

India
¿Una rachilla? ¿No van bien del todo las cosas?
Mucho ánimo, India, y ya sabes que aquí nos tienes.
Besos

Julio
Caray qué suerte.
Mi hija mayor tiene la manía de hurgar en las máquinas expendedoras y no sé cómo lo consigue pero siempre consigue algo también.
Un abrazo

Mygdalom
Eccccssss. Calla, calla. Qué miedo. ¿Has visto alguna vez la forografía de un ácaro? Te pone los pelos de punta.
Abrazos

Cyllan
Pues que sea verdad. Que sepas que lo tenemos grabado y que tu sofá nuevo lo podrá usar en tu contra en caso necesario.
Abrazos

Goathemala
Es curioso que el único que encuentra Choco Krispies sea yo. Tendré que cambiar de sofá, a ver si me salen monedas a mí también.
Suerte a tus familiares. Si necesitan algo, ya sabes, aquí estoy.
Un abrazo.

Camilo
Claro que sí, amigo mío.
Y qué suerte la mía de tenerte aquí hoy.
Un abrazo

El Analista dijo...

Comparto totalmente tus conceptos, pero debo agregar que el maletín de trabajo es, para mi, mas misterioso que el mismísimo sofá. Carreras enteras se han ido a la cloaca por documentos vitales momentáneamente desaparecidos en los maletines que misteriosamente vuelven a aparecer cuando ya es demasiado tarde, así como llaves, aspirinas, y dinero para el transporte.

Azul... dijo...

jaaaaaaaaa yo creía que eso solo pasaba en mi casa, qué alegría le vas a dar a mis hijas jajajaja

Besossssss

Tanhäuser dijo...

El Analista
Qué me dices, Daniel. Pues a mí nunca me ha pasado eso que me cuentas. De hecho, sólo pensar en que puedo perder el maletín, pierdo tres tallas del sudor frío que me entra.
Un abrazo

Azul
Pues no, Azul, ya ves que es un fenómeno universal, jejeje.
Besos

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.

 

Sample text

Sample Text

Sample text

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...