29 julio 2007

La pelu

Esta mañana he ido a la pelu. Qué guapo y arregladito que me han dejado.
Yo no sé por qué me quejo siempre que tengo que ir. Supongo que es bastante aburrido someterse al proceso peluqueril durante tanto rato, pero luego, cuando sales, te das cuenta que tampoco era para tanto y que bien mirado, hasta te lo has pasado bien.
Yo ahora voy a una peluquería de señoras. Son mucho más interesantes que las unisex o las de hombres. Dónde va a parar.
Recuerdo que hace años iba a un barbero de estos tradicionales, con su anuncio de Floyd en la puerta, su cilindrito de espirales rojas, blancas y azules, su Interviú de cuando Bárbara Rey era joven y su cliente calvo que fuma puros y que va a la barbería a pasar el rato. "Barbería Pere", se llamaba. Con el tiempo dejé de ir. Más que nada porque el señor que me acicalaba tenía la manía de ver el fútbol mientras trabajaba. El tío se grababa en vídeo todos los partidos del Barça y durante la semana los iba viendo. Es curioso porque digo yo que a base de verlos te los aprendes de memoria y pierden toda la emoción. Pero el tío, nada. Era tan forofo que se los tragaba todos una y otra vez. Yo creo que habré llegado a ver cuatro veces el mítico Milán 4- Barça 0 de la final de la Copa de Europa de Atenas. Y cada una de ellas con los mismos insultos y los mismos "Estos, mucho cobrar y poco jugar", o el "Pero, pásala". Vale que Kluivert era malo, el único jugador capaz de marcar un gol y luego fallarlo en la repetición, pero es que aburría.
Ni que decir tiene que tuve que abandonarlo. Yo es soy de los que cree que hay que estar por lo que hay que estar y día sí, día también, salía con una patilla más corta que la otra. A lo mejor por eso no ligaba.
Con el tiempo me volví un pijo y probé suerte en una de esas peluquerías de diseño. Sí, ya sabes, una de esas en las que antes de entrar te pìden el borrador de la última declaración de la renta para ver si eres solvente y que en lugar de una sábana de color rosa, te encasquetan un albornoz de papel Albal, que más que protegerte contra los pelillos que van cayendo sobre ti, parece que te protejan de algún tipo de contaminación radiactiva. A lo mejor es que los clientes que van allí hace mucho que no se lavan el pelo y vete a saber lo que tienen ahí metido. Ecs, qué asco.
Me hizo gracia porque tras tomar asiento, me pusieron en las manos una copa de Lambrusco y un tomo muy grueso que hacía las veces de catálogo. Páginas y páginas llenas de modelos atletas con sus músculos, sus sonrisas y sus, me temo, cerebros vacíos. Ahora, eso sí, qué cabelleras tan pintorescas. A lo mejor es que uno es un clasicón, pero si el Lunes aparezco en mi trabajo, con una cresta color pistacho y luciendo una bonita trenza de dorado maravedí, lo menos que me dicen es bonito, que en el lugar donde curro, hay mucho que va de listillo y de tener mucho mundo, pero más de uno, el día uno de Julio se planta las bermudas musleras con sandalias y calcetines de rombos (unos horteras, vamos). Tampoco es cuestión de darles motivos para que te tiren piedras. El caso es que no me gustó demasiado. Eso de decirme que el corte que había elegido no le iba nada bien a mi logrado perfil griego, la verdad es que me ofendió un poquitín. ¿Acaso me acusaban de tener mal gusto?
Total, que estoy encantado con arreglarme el pelo en una peluquería de mujeres. Qué maravilla. Esos tintes con olor a amoníaco, que flipan hasta hacerte volar. Esos muestrarios con mechones de pelo de colores, tan ordenaditos y tan bien puestos. Y qué me dices de esas señoras con sus cabezas llenas de papel de aluminio o esos secadores de pelo, que más que secadores parecen cascos de astronauta de la Estación Espacial Internacional. Un día tengo que probar uno de ellos, oye. A lo mejor por eso te drogan con el amoníaco. Como que vuelas, lo mejor es que lo hagas seguro y que lleves el casco puesto, no sea que te multen, que están los de Tráfico de un borde.
Pues eso, que a pesar de todo, no me desagrada esta nueva pelu. Lo considero una experiencia antropológica muy interesante. Ese entrar. Ese sentirse observado por la señora mayor que espera antes que tú y que con la mirada te dice "ni se te ocurra colarte, que yo estaba antes". Ese lavado de pelo, en una pila modelo tortura para altos. Esa pregunta "¿está bien el agua?". Aquí conviene contestar rápido. Si tardas más de cinco segundos, el tiritar de tus dientes delata que mientes como un bellaco cuando dices, con esa sonrisa falsa, "Estupendamente". Hay que reconocer que cuando te acostumbras a los cero grados centígrados del agua, el masaje capilar que te hace la peluquera es fantástico. Si hasta te entra sueño de lo a gustito que se está, que estoy por llevarme un día un osito de peluche y unas pantuflas para echarme allí la siestecita.
Como que ya hace tiempo que voy, ya me conocen y me comentan cosas. Siempre tópicos. Que si empieza a hacer calor, que cuándo estaré de vacaciones (yo siempre estoy de vacaciones), etc. Cuando se agotan los temas clásicos me empiezan a decir cosas sobre mi look, aunque siempre las mismas. Estoy harto del "Cuánto pelo tienes, ¿eh?... ¡aunque cada vez más canas!, jijiji". Qué graciosa la joía. También tiene ella más culo y no le digo nada.
Ahora, que lo que más me gusta de todo, es lo que comentan las señoras. Me gusta, sobre todo, el desparpajo de las mayores. Esas que sin ningún tipo de recato confiesan que sólo se lavan la cabeza cuando van a la peluquería, cosa que hacen cada dos semanas (a saber a qué olerá ese pelo). Qué guapas están con sus rulos, su sábana rosa y el "Hola" en las manos. Y luego, eso sí, el cotilleo. Es fantástico. Cada clienta que sale de la pelu es motivo del despiece atroz por el resto de la concurrencia. Que si el marido ronca, que si le huelen los pies, que si mucho decir que trabaja en Barcelona hasta tarde pero se le ha visto en compañía de la frutera de la calle de al lado. Es impresionante. Tienen un centro de suministro de datos más eficaz que el Mosad y la CIA juntos. Estas, a la que se lo propongan, te encuentran a Bin Laden y lo dejan de vuelta y media por lo hortera de la barba que me gasta el pájaro. Yo estoy por dejar un día una grabadora para ver lo que dicen de mí. Lo mismo hay cosas que me pasan y de las que no me he dado cuenta. Quién sabe.
Total, que estoy deseando volver y lo mismo me lío la manta a la cabeza, le hago caso a mi hija y me atrevo con unas mechas bien agresivas color fucsia. Ya verás cuando me vea mi madre, qué contenta se va a poner.

59 amigos lo mejoraron:

Alicia R. dijo...

Justo leo tu post a la vuelta de la peluquería. Pero fui a hacerme la manicura. Porque yo, las uñas impecables. Las piernas sin depilar desde el otoño. Porque lo esencial es lo que se ve.
Te aconsejo las mechas fucsia. Se usan mucho este año. Saludos.

javi brasil dijo...

Desde que me compré un "kit" de esos que anuncian en la tele a las 5 de la madrugada para cortarme el pelo, el mundo de la peluquería, tan atractivo, es un mundo que tengo abandonado, salvo casos de enlaces, comuniones, defunciones y demas algarabias sociales, en las que voy a que me arreglen mi descontrolada barba. Pero tu anotación me ha hecho recordar una anécdota. Yo, al contrario que tu, soy mucho mas snob, y me vuelven loco esas peluquerias antiguas, donde aun se habla de futbol, o, ya en casos muy selectos, de toros. En fin. En mi desesperada busqueda de estas peluquerias, que en Madrid estan desapareciendo a pasos agigantados, y gracias a un amigo, me acerque, por primera vez, a una viejisima peluqueria por el centro de Madrid. Me atendio un amable caballero que ya debia ser adolescentes cuando Franco gateaba y qeu comenzo su nunca bien ponderada tarea de cortarme el pelo. Todo fue bien hasta que sonó el teléfono, uno de aquellos negros de baquelita pegados a la pared y oi su conversación donde recuerdo como si hubiera sido ayer, frases del tipo: "si...ya estoy bien, si", "bueno...ya sabes que las operaciones en los ojos siempre son molestas"...."bueno, aun veo un poco borroso pero dicen que es normal"...Colgó el teléfono y tijeras en ristre, hacienod ese tenebroso ruidito, chischischis, vino hacia mi.

Sobreviví.

Radikal dijo...

xDDDD

Urg, yo tengo un secreto terrible sobre las peluquerías, pero por ahora no puedo contarlo... -música de suspense-

Yedra dijo...

yo odio las peluquerías! Así luzco estas greñas de cromañón que tengo.El 8 de Septiembre tengo una boda e intento postergar la experiencia lo más que puedo y es que creo que las marujas van a arreglarse el pelo como algo secundario, lo principal es el cotilleo y el despelleje y así, claro , enredan a la peluquera y puedes tirarte 4 horas para que te corten las puntas. Lo bueno que tiene la peluquería a la que voy es que se lo plantean como una especie de picnic y siempre hay cafelito y galletas por la tarde o cocacolita y patatas fritas, jamoncito... al menos no te mueres de hambre y vas comiendo patatas mientras intentas que con la charla no te metan la tijera en el ojo..

Glauca Maria dijo...

Todos los años igual.
Me voy a cortar el pelo y luego solo "las puntitas" y a la calle para que el viento lo termine de arreglar, sin olvidar la pinza en la mochila "pa arrecogerlo con la caló".
El olor de las peluquerias me pone nerviosa (con lo tranquila y despitá que es una).

P.D. Menos mal que tu primer peluquero no era de "mi beti" porque te habría dejado la cabeza que ni te cuento.

Un abrazo.

Carlos dijo...

Las peluquerias son un mundo desconcido para mi... entre que llego muy cansado (llevo últimamente muy mala vida) y que en cuanto me quito las gafas no veo tres en un burro... ya tengo bastante con no quedarme sobado como para atender a lo que sucede a mi alrededor.

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

En mi vida he ido a la peluquería... ¡qué de cosas me estoy perdiendo! ;-)
Besos

Suntzu dijo...

Mi última visita a la peluquería fue traumática. Cambié la mía de barrio de toda la vida por una de estas con nombre de diseñador de lujo, y no veas el estropicio. Y justo el día de la boda de mi hermano.
Pero no, no me gusta nada ir a la peluquería. Me siento incomodísima cuando analizan el grosor, la cantidad y el color de mi pelo. Y la clavada que te meten como te despistes y dejes que te echen suavizante...

MaryLou dijo...

Hay que ir de vez en cuando a la pelu, que uno parece de mejor familia, je,je,je.

Lo el pelo fucsia puedes probarlo, pero a tu mare no le va a gustar, ya te lo digo yo,

Un abrazo desde la semioscuridad de Barcelona

MORGANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Max dijo...

jopé que casualidad, el sábado estuve en la pelu y tenía pensado postear la experiencia pero después de leer la tuya no sé si lo haré, me da que la mía va a quedar un tanto lacia.

Muy buen reportaje....jjaajaja

Alemama dijo...

Muy observador, como siempre, Tan, pero quizás no has visto la actitud de las clientas peluquereadas cuando un marido lleva a la señora a la peluquería y el hombre se pone a dar instruciones a la estilista de cómo debe o no debe cortar y peinar a su mujer. Si las miradas mataran ese macho estaría seco, y no precisamente con la mirada de la esposa, sino de todas nosotras. Está bien, el deberá soportar la facha de la fémina, pero por lo menos déjela elegir si le gusta largo o corto. ¿no? Se ve cada cosa ahí si se deja de leer las revistillas del corazón y la farándula.

indianala dijo...

Yo detesto las peluquerías, pero acompañe a mi hija que logró convencerme para tener uñas esculpidas! ..que espanto!! no te imaginas lo feo que es el olor a ese pegamento! puajj.
Luego de varias horas... la niña descubre que sus uñas caras no le permiten chatear ja.
Adolescentes :)
Aún asi.. la atracción son los jóvenes peluqueros con lomos descomunales y lo que menos piensas es en el peinado.

Me alegró conocer tu blog.
Regreso.
Beso.

Gwynette dijo...

No me gustan las pelus, acabo claudicando como una boba a todas sus indicacaciones. Yo: las puntas solo, ehhh?..resultado, no puedo recogerme la coleta que es con lo que voy más cómoda y los montones de plis que te ponen, como para lavarme la cabeza al llegar a casa ! grrrr
A mi me gustaban aquell@s que decían: "conversación o lectura"..puesss,emmm.. conversación .."y, le doy la razón o le doy por la banda" -no se si es la traducción correcta al castellano- "donar per banda"

Se meva la cabeza con el caló !

Petonets

Zebedeo dijo...

Pues claro que tienen más información que la CIA, como te crees que resuelve el Crimson ese los casos de CSI, pues yendo a la peluquería. El otro día comentaban que a "el solitario" lo cogieron porque dio el chivatazo la dueña de "Peluquería Maruja". A Bin Laden no lo pillan porque se deja melena y barba y nunca va a la peluquería que si no.....

La interrogación dijo...

je je, te quejarás, guapo. Con lo bien que os tratan en las peluquerías de mujeres que entra uno en ellas y ya están todas revolucionadas.
Es curioso cómo antes, no se mezclaban los sexos en estos sitios. ¡Como se iba a permitir que un hombre viera los secretos de belleza de las mujeres! Ahora, da igual, que te vea un tío con papel de plata en el pelo o con el pelo como si lo hubieran frito con salsa de mostaza da igual. Pero qué quieres que te diga, a mi no me gusta un pelo.
Ah, y lo último, como ya no dejan fumar en las peluquerías, y esperar a que pase el tiempo del tinte es un coñazo, ya he visto yo alguna salir a la calle con las toallas, el papel de plata, los plásticos, las manchas en la cara... fumar tan rícamente.

Polvorilla dijo...

Cuando era jovencita, sí que me era molesto ir a la peluquería, parecía que cualquiera tenía potestad para dejarte a su gusto, pero ahora que ya mando lo mio..., me agencié una peluquería de lo más glamurosa, son encantadores, incluidas las señoras de rulos,que a estas las han confinado en otra sala.
Una observación, lo de las mechas mejor déjalo, no siempre hay que dar el gusto a todo el mundo, no te parece?

Un beso.

lágrimas de mar dijo...

las peluquerias son fuentes de sabiduria

seguro que te ves fantastico con las mechas color fucsia
gracias por pasar
besos

lágrimas de mar

Arbillas dijo...

Precisamente el sábado fuí a cortarme el pelo, para venir ¿mas decente? al trabajo, me dí un buen tajo, pero... es muy curioso, si pido que me corten las puntas me dan un corte largo y eta vez que queria que me lo cortaran mucho, se han quedado corto.

De las revistas no hablo, y cuando se extrañan de que no las quiera, les comento: "si tienen más de una semana, los que se quieren ya están separados, y si son de esta semana, la proxima semana ya estan juntos, la prensa amarilla no me gusta..." y las revistas de decoración, mejor no verlas ya que mi bolsillo no dá para muchos cambios, y despues de pasar horas leyendo y frente al ordenador, me gusta mirar y disfrutar de que me toquen el pelo..

Mi pelo se vuelve dócil ante el/la peluquero/a, y eso que conmigo es un autentico rebelde.

Pero en cuanto salgo por la puerta y ya no me ven desde la pelu, empiezo a cambiar mi peinado y a despeinarme, y mi flequillo, se vuelve otra vez salvaje y se pone como le dá la gana.

Este sábado, me dice la peluquera que le gusta el color que llevo en el pelo (tinte casero, no aguanto estar tanto tiempo parada), y le dije, no sé el color, cada dia me pongo uno diferente, pero este te gusta porque como estaba apagado, la semana pasada, por consejo de una viejecita, le impregné de Aceite de oliva y le dejé así toda una tarde, recuperando el pelo un brillo como el que nunca ha tenido.

Me dijo la peluquera: ¡¡calla que arruinas a las marcas de peluqueria!!.

Como verás, la pelu y yo somos incompatibles, pero de vez en cuando me paseo por ellas, aunque para mi es un suplicio.
Sobre todo por el tiempo que se ¿pierde? en ellas.

Yo todos los años, recibo una postal de una peluqueria a la que he ido una vez hace 5 años, debo estar bien fichada...

Un abrazo.

José Camúñez dijo...

Tengo que ir de peluqueros. Dudaba de si cortarme el pelo en el Mosad o en la CIA.

Gracias por despejarme la duda.

Mae dijo...

No sabes como me he reido con este post tuyo. Es que es la pura verdad de lo que te encentras en las peluquerías, por eso yo tengo a mi propio estilista (en serio) y me arregla mi largo cabello en su casa. Odio las pelus y si alguna vez tengo que ir donde trabaja porque esté justo de tiempo, procuro que sea a horas en las que no hay nadie. ¿Hay algo mas horroroso que las marujas cotilleando de todo con esos pelos con mascarillas, rulos, papel albal y demás?
Por cierto, ¿Cómo te gusta el agua para el aclarado? ja ja ja.
Un beso.

mandarina azul dijo...

Claro, como que vas a volver a Pere con lo bien que te lo pasas ahora... Por cierto, que dices que estás planteándote dejar una grabadora para averiguar qué dicen de ti las buenas señoras... ejem, ejemmmm... pues como ellas se pasen por aquí a leerte, yo que tú me lo pensaría, lo de la grabadora, digo, a no ser que luego escuches la grabación con tapones, jojojo... ¡Marujito, más que marujito! jaja...

¡Un beso! ¡Mechas fucsias, ra ra raaaaa!

Qalamana dijo...

Afortunadamente mi pelu no es de esas: ni cotilleos, ni gente que se cuela (hay que pedir cita rigurosa)... allí de lo que se habla es de las vacaciones, del tiempo libre, de la nueva decoración que han puesto; disfruto mucho cada vez que voy, y además tienen bastante estilo, te aconsejan y nunca hacen ningún estropicio: menos mal, los trasquilones ovejeros ya me los hacía mi madre cuando era pequeña!!!

Nerim dijo...

Yo voy al taller de peluqueria de un instituto. Publiqué un post sobre el taller, lo puedes leer aqui.
Lo malo es que cierran a finales de junio y no abren hasta octubre.
El otro dia tuve que ir a la pelu, por teñirme las canas,cortar y peinar me clavaron 60 €, no sabes las ganas que tengo de que abran el taller.
Un abrazo
Nerim

El Analista dijo...

No sabes como te entiendo, mi madre, cuando era yo pequeño tenia una peluqueria en mi casa, asi que llevo años de experiencia sobre los dimes y diretes de la peluqueria femenina. Mi padrino y mi primo tienen sus contrapartes masculina el primero unisex el segundo, es de familia.

AF dijo...

¡Qué cosas se le ocurren a ustd, don Tannhauser! Me anima usted a contarles que yo desde hace años a la peluquería de la mujer de un socio mío de la empresa (lo cual me permite hacerle la ´típica broma de "hoy he quedado con tu mjuer" cuando me da cita para cortarme el pelo. Ya ni se ríe). En toería es un´local unisex, pero tengo para mí que en realidad la inmensa mayoría de estas unisex son, en realidad, de señoras, con algún que otro cliente masculino despistado.

Tengo por cierto que precisamente esa ocasional asitencia masculina es la que anima el cotarro de las féminas, que automáticamente (me he dado cuenta) elevan el tono de sus cotilleos cuando hay un hombre en la sala.

Éste (al menos, es mi caso) comienza a sentirse intimidado en cuanto las señoras comienzan a darle a la lengua y a mirar de reojo la reacción (o falta de ella) del macho. La sensación es muy incómoda y sólo me libro de ella llevándome algo que leer y refugiándome en la lectura ostensiblemente.

Lo que no hay manera de evitar es el momenbto culminante en que la peluquera, terminada la faena, te pregunta que cómo te ves, a lo que se hace difícil contestar por el evidente doble sentido posible de la consulta.

Qué le vamos a hacer, son complejos de la edad.

pani dijo...

¡Vale confieso, mi madre s pluqra! ¡Y ncima d strangis!
Vamos, tiene sus títulos y práctik dsd hace 10 años (pelu, depil, masaje, maquill,...) pero trabaja en una casa alquilada sin darse de alta. O te llevan o te lo pierdes.
Los secadores parece q te vayan a sorber los sesos, y mientras tú leyendo el Hola.
"Su espiral de cintas rojas, azules y blancas". Tú conducías el primer Ford T, ¿no?
Saludos

IMAGINA dijo...

Pues yo me ahorro todo el follón y me lo hago todo en casita, las uñas de las manos, las de los pies, la depilación, el corte de cabello, el alisado, el secado, la hidratación.
Y no sabes lo que entretiene y lo que te ahorras.
Además me doy yo misma la propina y la voy poniendo en un frasquito vacío. Cuando junto un montón de monedas no veas lo contenta que me pongo.
Lo único malo es que con el ruído del secador no puedo escuchar a los tertulianos del corazón, pero bueno, como siempre dicen lo mismo de todo el mundo, pues te lo imaginas y ya está.
Mola mucho el self service.

AiguaMel dijo...

Prefiero estar calladita, mientras me manipulan, pero oiga si tanto le gusta, también, pruebe con una manicura, así deberá ir más a menudo y estará más al día con los cotilleos.

Un abrazo

Xala dijo...

Muy señor mío: permítame decirle que ud. se las trae con ese ingenio maravilloso que le ha sido dado como gracia natural. Sospecho que un par de mis arrugas mas recientes son responsabilidad de las carcajadas que me han nacido nada mas al leerle. Le deseo las mejores vacaciones, sobre todo bien relajadas.

P.D. Y espero que no lea ud. a Nietzsche durante su descanso, ¡que se trata de pasarla bien!

Salu2

ana dijo...

Yo antes iba a una pelu en la que el peluquero estaba tremendísimo. Además, me provocaba, y mientras me secaba el pelo, se metía el bote de laca en el bolsillo delantero del pantalón. Y mira que cuando llegaba y me preguntaba 'qué te vas a hacer?', yo siempre le contestaba lo mismo: hazme lo que quieras. Pero nada, él sólo me cortaba el pelo, un tinte como mucho. Así que con ese sinvivir dejé de ir por allí. Ahora voy a una de marujonas, clavadita clavadita a la que describes. Y me lo paso mejor, no creas. Que por cierto, me toca ir ya, que no quiero parecer Cruella de Vil todas las vacaciones...
Besines.

Nekane dijo...

A ti nunca podrán decirte que: "se te va a caer el pelo" ;)
¡Siempre es un reiterado placer leerte, compartirte un ratito!
Creéme un verdadero gustazo.
Un beso ¡¡¡personalizado!!!

abi dijo...

Jajaja!! Y yo que con esos sprays me mareo y toso. Alergia, qué le vamos a hacer. Voy lo menos posible... pero es cierto, el masajito es genial ;)

manly dijo...

Tú, con lo simpático y la gracia que tienes, estarás guapo con mechas fucsias, amarillas y hasta con trencitas de raíz.

MABANA dijo...

Te vas a reir mi querido amigo, pero para mi ir a la Pelu, es como ir a mi centro de relajación...es mas mi marido decia que seguramente yo ya era accionista de ella, xq tanto que voy...

Es una fijación tan grande mi cabello que vamos no salgo de ahi...me fascina...es mas cuando he estado en tu maravilloso pais, las he visitado y mira que todo es igual, son internacionales...

Saludisimisimosss

Gwynette dijo...

jajajaja..vengo riéndome de tu respuesta en mi blog ! o_O.. ets el que no hi ha !!! :-)

Petonets

Ontokita dijo...

de verdad quedaste y te quedo bello

maite dijo...

ya que estamos de marujeo, ahi va lo mio...yo lo pasaba fatal antes en las pelus, no soporto tener gente alrededor mientras estoy horrible con los artilugios, hasta que ahora en la vejez he conseguido estar relajada, voy a una pelu en la que solo estoy yo y ella, la pelu y yo y nos hemos hecho amiguitas!!!

MORGANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Peca dijo...

Un consejo Tan, nunca digas sí al café que te ofrezcan en una peluquería, es lo peor.
Un besuco

Tanhäuser dijo...

Alicia R.
No te preocupes, yo tampoco me he depilado. Tengo las pantorrilas que parecen la selva negra, jejeje.
Gracias por el consejo sobre las mechas. Miraré a ver.
Abrazos.

Javi Brasil
Jejeje. Pues ya sabes, que no se te ocurra pedir que te corte el pelo a navaja. Que por cierto, ¿te has dado cuenta que los clientes que son afeitados siempre le dan la razón al barbero en todo cuando éste está haciendo su trabajo? Cualquiera se atreve a hacer lo contrario.
Un abrazo, amigo y me alegro mucho de que sobrevivieras.

Radikal
Sé cuál es tu secreto: eres calvo, a que sí, jejeje.
Un abrazo

Yedra
Oye, lo del jamoncito está bien, ¿no? Mira, al menos sales arregladita y con la merienda hecha. Qué más quieres. A mí, apenas me dan los buenos días y si voy con mis hijas, a lo sumo una piruleta de fresa.
Queremos fotos del día 8S.
Abrazos

Glauca María
La pinza de "arrecogelo" es fundamental para cabrear a la peluquera, te lo aseguro.
Y sí, si mi antiguo barbero hubiese sido del Betis o del Atleti, pasados los años todavía estaría intentando equilibrar la longitud de mis patillas.
Abrazos

Carlos
A ver si nos cuidamos más Carlos, que me da que además no me comes nada. ¿Ya desayunas bien? Me voy a chivar.
Un abrazo.

Enlaoscuridaddelanoche
Hombreeee. Pues uno no se puede ir al otro mundo sin probar una de esas peluquerías o de soportar dos horas de cola en el puesto del pescado de un mercado tradicional. Es de lo que no hay.

Suntzu
¡Esa es otra! Los potingues que te echan en el pelo, que apestan y encima te meten ese sablazo como te dejes acicalar con ellos.
¿Qué pasó el día de la boda de tu hermano cuando te vieron aparecer tan "fashion"? Cuenta, cuenta.
Abrazos

Tanhäuser dijo...

Marylou
Es lo que dice mi madre. Que siempre hay que ir, afeitado, con el pelo arreglado y los zapatos limpios. Menos mal que no me ve a menudo, si no... Buff
¿Estás en Barcelona? ¿Se cabe en las Ramblas? Disfruta mucho y... entre nosotros, ni se te ocurra probar la ensaladilla rusa. Tú ve a lo seguro.
Abrazos con canas y sin mechas fucsias (de momento).

Morgana
Venga Morgana, confiesa, eres accionista de esa pelu, a que sí, jejeje.
Me tienes que pasar la dirección para cuando vaya por esas latitudes. Así aprovecho y me hago una limpieza facial de esas, que yo, como que soy de pueblo, nunca he salido de lo del agua y el jabón.
Muchos besos para ti también y gracias por tus buenos deseos. ¿Ya de vacaciones? ¡Yo síiiii!

Max
Oye, por favor, no te cortes, cuenta, cuenta. Con la afición tan grande que le estoy cogiendo yo a esto del cotilleo, no nos puedes dejar así.
Abrazos

Alemama
Pues eso no lo he visto nunca. Aquí pasa al revés, que la señora da instrucciones de cómo cortarle el pelo al marido, siempre y cuando éste no sea calvo, claro está. ¿Y hay mujeres que se dejan hacer eso por sus maridos?
Un abrazo, Ale.

Indianala
Jejeje. Qué bueno eso de que las uñas esculpidas no permiten chatear. ¿Y ahora qué hace?
Gracias por volver Indianala.
Besos

Gwynette
Quina xafogor, oi? A todos nos tiene raros.
Ni se te ocurra claudicar, Carxofa, que luego sales con mechas color fucsia cuando, de hecho, las querías de color pistacho. Te lo digo yo.
Petons per a tu també. Ja de vacances?

Zebedeo
Jejeje. Pues va a ser eso. Además tengo entendido que del Solitario, no sólo dijeron el paradero sino que además, las muy osadas, se chivaron de lo poco que ponía la lavadora a lo largo de la semana. Unas fieras, vamos.
Por otro lado, tengo entendido que Bin Laden se deja barba precisamente por lo que tú apuntas. En caso contrario ya estaría entre rejas.
un abrazo, amigo, jejeje.

La Interrogación
Que va hija. Allí no se revoluciona nadie, snif, snif. Aunque mejor ¿eh? que luego se ponen a hacer preguntas y te ponen en cada compromiso...
Si a lo de fumar en la calle en las condiciones que tú dices, le añades unas buenas capas de esmalte para uñas, ¿cómo se lo montan para fumar?
Un abrazo.

CHC dijo...

Valientes conversaciones se arman en los "salones de belleza", como les llamamos acá. Y el pesado tomo, me pregunto que para qué, si de todos modos una se termina recortando el cabello igual que siempre. La primera vez que fui a una a Madrid, no me entendieron cuando les pedín un "pedicure"...o creo que se hicieron los chistositos porque tuve que explicarles. Para que al final me dijeran, con un tono de reacción sorpresiva !Ah, la pediciura!.

Pero me alegra que te diviertas en la "Pelu".

Tondo Rotondo dijo...

Gràcies per descobrir-me el secret de les senyores amb rulos al cap... i la seva freqüència de rentat! Per mi lo millor és el massatge!

Adrià Urpí dijo...

Estoy de acuerdo contigo...yo también pasé de la Barberia a la Pelu...pero sólo una cosa....P0R FAVOR NO TE HAGAS MECHAS FUCSIA!!!
Un abrazo. Adrià

Tanhäuser dijo...

Polvorilla
O sea, que votas en contra de lo de las mechas, ¿no? Vale, pues lo apunto.
Por lo que respecta a tu nueva pelu, creo que has tenido suerte, nada más, pero recuerda que lo que hoy es blanco mañana puede que no, jejeje.
Besos

Lágrimas de Mar
¿Crees que son fuentes de sabiduría? Yo más bien diría fuentes de información, que no es exactamente lo mismo y sino que se lo digan al pobre marido despedazado por las clientas.
Besos

Arbillas
¡Es cierto! Yo no sé qué unidad de medida utilizan en las peluquerías, pero dista mucho de pertenecer al Sistema Métrico Internacional.
Sobre lo de las revistas, un consejo, llévate "El Jueves", una novela o el MP3. Mucho mejor, te lo aseguro.
Y bueno, sobre la independencia de tu pelo, ya va un poco con tu carácter ¿no? Te ha salido un pelo contestatario. Los mejores y más auténticos, dónde va a parar.
Lo del aceite de oliva lo había oído alguna vez. También tengo entendido que el vinagre o el limón le aportan brillo, lo que pasa es que luego tienes la sensación de tener una ensalada en la cabeza.
Abrazos, Arbi, y bienvenida a casa.

José Camúñez
Mientras no vayas a la TIA... Mira cómo acabaron Mortadelo y Filemón, calvitos perdidos.
Abrazos

Mae
Mírala qué apañá, con servicio a domicilio y todo.
Pues yo no creo que sean tan aburridas. Lo malo es que se hace eterno, pero el rato que estás allí, el ejercicio de observar a la gente es más interesante que un reportaje de National Geographic.
¿El agua? Tibia, por supuesto. Yo es que me ducho con agua templada hasta en verano. ¡Es que soy de un friolero!
Besos

Mandarina Azul
Oye quién sabe, a lo mejor dicen de mí cosas del estilo... hay que ver qué bien lleva los 40 este hombre, qué amable y buena persona es y lo bien que le sientan las mechas fucsia. No sé.
Besos, Mandarina. Estoy dándole vueltas a lo del psicoanálisis que propusiste. Ya te contaré.

Qalamana
Pues no sabes lo que te pierdes Qalamana. Que una visita a una pelu de esas y tienes temas para pensar durante días, te lo aseguro.
Ay las madres, se les perdona todo ¿eh?
Abrazos

Nerim
Visité el post que me comentaste. Yo también fui una vez a una pelu-escuela que hay en el lugar donde trabajo (no sé todavía existe) y me pasó como a ti. Yo entré intranquilo y un poco desconfiado pero el resultado no estuvo mal. Claro que yo exijo poco. Que me corten el pelo normallito y ya está.
La pasta que se deja uno en las peluquerías ¿eh? Para que luego crezca en dos semanas y como si no nos hubiésemos hecho nada.
Abrazos Nerim.

Dragonfly dijo...

Pues a mi me encanta ir a la peluquería... siempre duro unas tres horas llá porque me hago todo lo que se me ocurre, pero además es relajante.

Besos;)

aminuscula dijo...

Esta es la razón por la que llevo 25 años sin ir a la pelu!!!!! No te creas, al cabo de cuatro años de práctica, una adquiere una práctica cortándose el pelo bocabajo!!!!!

Un beso

MORGANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tanhäuser dijo...

El Analista
Oye, y ¿no te has planteado montar un negocio de chantajes varios teniendo en cuenta la cantidad de información con la que cuentas? Te podrías forrar y reírte un rato largo, que es más importante. Es una idea.
Un abrazo

AF
Jejeje. Es que en el fondo, cuando nos ven indefensos y ellas están en manadas es cuando el peligro es mayor, querido amigo. Utilice la táctica de llevar puestos unos auriculares para que crean que no las oye. Por supuesto, el aparato de música debe estar apagado para que usted se pueda enterar de todo. Sólo faltaría.
Lo de ese momento culminante que señala da mucho juego ¿verdad? Que dan ganas de cirle, hace veinte años no te hubieras atrevido a hacerme esa pregunta.
Un grandísimo abrazo, amigo mío.

Pani
Uff, una peluquera ilegal. Qué chungo. Que vaya con cuidado con las redadas de los Servicios Secretos, que esas pelus son las más buscadas.
Y oye, que la Barbería Pere todavía tiene la espìral de las cintas, se lo aseguro (escribo esto el día 1 de Agosto de 2007). Es una reliquia de establecimiento.
Abrazos

Imagina
¿Ves que apañadita? Yo es que soy un desastre. Si ya tengo problemas para afeitarme por aquello de que el espejo invierte las imágenes, imagínate lo de cortarme el pelo. Ufff, sería horrible.
Supongo que con las propinillas que te sacas te permitirás algún caprichito ¿no?
Abrazos

Aiguamel
Mis manos son mías, Aiguamel, y esas sólo me las toco yo. Al fin y al cabo con tenerlas limpitas y arreglarse cuatro pieles, los hombres lo tenemos fácil.
Abrazos

Xala
No me culpe de lo de las arrugas. Seguro que han sido momentáneas (las arrugas quiero decir) y que todo ha vuelto a la normalidad, a que sí.
Gracias por sus buenos deseos, Xala.
¿A Nietzsche? Ni de coña. Me compré ayer cinco novelas de las que yo llamo piscineras que me van a tener ocupado este Agosto, créame.
Abrazos

Ana
Vamos, que ibas a una peluquería no apta para menores ¿no? Hiciste bien en abandonar. Yo creo que él estaba coladito por tu vecina del cuarto y hubieras acabado haciendo de Celestina, con lo que eso joroba.
Si vas a la pelu, ya nos contarás el color que has escogido. ¿Hace un fucsia?
Besotes

Nekane
Gracias Nekane, de todo corazón. Un placer tenerte aquí.
Pásadlo bien ¿eh?
Besos

Tanhäuser dijo...

Abi
Uff, las lacas. Eso sí que son armas de destrucción masiva y no lo que tenía Sadam.
Abrazos

Manly
Calla, calla, que me ruborizas. Aunque bien pensado, lo de la trencita de raíz, mmmmmm, habría que probarlo.
Besos, Dama de Agua

Mabana
Si por lo que te vamos conociendo, ya sabemos que debes ser una mujer muy coqueta y muy pendiente de su imagen. Yo insisto en el hecho que según cómo, la pelu relaja. Es un lugar donde el mundo exterior no importa y donde todo se transforma.
Abrazotes, Mabana.

Gwynette
Si és que jo crec que ets molt despistada i amb les ulleres, segur que encara més. Ja t'ho dic jo.
Petons, Carxofa, i gràcies per tornar.

Ontokita
No bello, quedé monísimo, oye. De todas formas, a ver si vuelvo y me pongo al día de cómo han ido las vacaciones de la gente. Será brutal, ya verás.
Abrazos

Maite
¡¡¡Qué exagerada!!! Vejez, dice. Anda ya.
¿Oye y no echas de menos el er cóm ose despedaza a la gente? De buen rollo, eso sí, jejeje.
Abrazos

Morgana
Ya he visto en el comentario de más abajo que ha sido fantástico ¿no? Luego te contesto el otro, OK?
Por lo que respecta al color natural de mi pelo, el problema reside precisamente ahí, que ya no sé cuál es. Yo era rubio (muy rubio) de niño y a partir de los 10 años me empezó a oscurecer muchísimo. Hasta que un buen día, a los 25, un pelo blanco asomó entre el resto de cabellos. Y desde entonces no han parado de proliferar.
Muchos besos para ti también

Peca
A mí es que no me dan ná de ná, hija mía. debe ser que como que ya te colocan con los "aromas" de los tintes de las otras clientas, pues ya, paqué.
Besucos, Peca.

IMAGINA dijo...

Tanhäuser:
Está clarísimo. Con las propinas me compro potingues reparadores del cabello para reconstruir lo que yo misma destrocé.
Es genial Te pagas y te das el vuelto.

__MARÍA__ dijo...

Visitarte y leerte es siempre un placer. Claro que nada comparado con lo bien que te has sentido en tu "pelu"
Sí, estoy contigo, yo era de las que despotricaba de ir a la peluquería, pero desde que me lo he tomado en plan antropológico, estoy deseando volver a que me pongan el "shining" que me deja el pelo, divino de la muerte.
¡Ah! no se te olvide probar esos secadores tan sofisticados que orbitan alrededor de tu cabeza... fliparás.

Churru dijo...

Mmmm ¿no te dan miedo los secadores de las peluquerías de señoras? Eres un valiente!

café- café dijo...

Más miedo dan las peinetas que te pasan hasta sacar sangre....¿has pensado en el SIDA? yo, sí, qué quieres que te diga...si me sacan sangre a mí, le sacan al del lado, y todo sin desinfectar el peine...¿o no? de veras que lo pienso.

Tanhäuser dijo...

Chc
Es que en Madrid son muy castizos ellos, jejeje.
Y sí, la pelu y la cola de la pescadería son de los lugares más inetresantes que existen.
Abrazos

Tondo rotondo
De res, amic. No t'animes a comprovar-ho in situ?
Salut

Adrià Urpí
Vaya hombre, o sea que fucsia no. ¿Y pistacho? ¿qué te parece?
Un abrazo, amigo.

Dragonfly
¿Todo lo que se te ocurre? ¡Madre mía, esto promete! Cuenta, cuenta.
Besos.

Aminúscula
Oye, minúscula, no me tomes por indiscreto, pero, ¿no pareces una anacoreta después de 25 años? ¡Ah no! que lo tuyo es autoservicio, jejeje
Besos, simpática

Morgana
Oye "shiquiya", me tienes que pasar la dirección de esa pelu a la que vas porque pinta fantástico. Más que una peluquería parece el Paraíso.
Disfruta tú también de tus vacaciones, morgana. Te echaremos de menos mientras estés fuera.
Besos

Imagina
Jajaja. Bien mirado, no es mal negocio, jejeje.
Abrazos

María
Lo del "shining" no lo he probado pero ya caerá, ya. Y lo que no conozco es ese tipo de secador del que hablas. ¿No dan un poco de miedo al principio? ¿No tienes la sensación de que te van a desatornillar la cabeza?
Abrazos, simpática.

Churru
Claro que me dan miedo. Por eso no he probado ninguno de esos. Yo soy de los que sale a la calle con el pelo mojado, que en invierno se te ponen las orejas que no te quiero ni contar. Si algún día caigo en la tentación ya te explicaré la experiencia.
Un abrazo, amigo.

Café-café
Ufff, no quiero ni pensarlo. A mí, como mucho me dan un tirón de pelo, pero nada más. no sé si con el peine llegan a tocar el cuero cabelludo.
Abrazos

Ana, un Hada al Sur del Mundo dijo...

Hola! Vengo del Post de Maxi y... ¡cómo me he reido! Al Norte, Al Sur... las cosas son siempre igual... en el de Maxi dejé mi aventura de descubrimiento: a los 36 años me enteré que tenía el cabello con rulos... ¡y por años me hice la permanente! No, no estuve en coma y desperté hace poco: NUNCA me había dejado crecer el cabello más allá del hombro... ahora lo tengo a mitad de espalda y el desgraciado se enrula y todo...
Un beso y un gustazo conocerte... andaré por allí a ver qué más encuentro...

Tanhäuser dijo...

Hola Ana,
qué alegría tenerte por aquí y más si vienes de un lugar tan fantástico como el blog de Max.
Como tú bien dices, esto del pelo no conoce fronteras y en todas partes ocurre lo mismo.
Besos y muchísimas gracias.

Pau dijo...

Nada hay más surrealista que las cabezas de las señoras con esos gorros de papel aluminio y las mechas sobresaliendo por los agujeros. Dalí habría dado lo que fuera por contemplar esa escena.

Otra cosa que no me explico, es por qué las peluqueras no saben lo que significa "sólo las puntas". Y encima te preguntan: "¿un dedo o dos?" Y tú: "medio dedo, si se puede". Y parece que en el diccionario de las peluqueras, "medio dedo" significa un medio dedo gordo del pie del Yeti. Y ¡zas!, cuando te das cuenta, te han dado el tijeretazo. Suele pasar sobre todo con los flequillos. Con los vientos de primavera no hay laca que dome ese mini flequillo.

Y sí, nada mejor que los masajes de lavado de cabeza :)

Un abrazo.

 

Sample text

Sample Text

Sample text

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...