23 diciembre 2006

Inocencia perdida


Por fin se han quedado dormidas.
Llevamos ya cinco horas de viaje, a salvo en este avión que nos aleja del infierno que hemos vivido estos días. Quién me iba a decir a mí, que detesto la Navidad, que este año estaría de vuelta en casa, en París, junto a los míos. Realmente lo hemos pasado mal y confieso que llegué a pensar que no podríamos escapar, que en algún momento nos detendrían, que Alima sería condenada y que a mí tampoco me salvarían ni mi pasaporte de ciudadana francesa ni mi condición de cooperante internacional.
Ahora que la miro me doy cuenta que siento por esta mujer lo que no he sentido jamás por nadie. Se ha creado entre nosotras un lazo indestructible. Debo protegerlas a ella y a su hija Mdaka. Al fin y al cabo esto es lo que vine a hacer a esta tierra maravillosa, llena de misterios y de miseria, cuando abandoné mi cómodo trabajo en el Hospital de Orsay.
En estos días tan intensos me he dado cuenta de la clase de mujer que es y de cuánto he aprendido de ella. Me conmueven su extraordiario valor, su fortaleza, el tierno amor por su hija y su espíritu rebelde. Sólo mujeres como ella pueden hacer del nuestro un mundo mejor.
Al verse a salvo, Alima me ha abierto su alma. Con su mal francés, entre sollozos, pero con la mirada firme me ha estremecido con el relato de su vida. Después de habernos fundido en un abrazo, de habernos secado mutuamente las lágrimas y con la convicción más absoluta de que hacemos el bien, aprovecho su descanso para, en las dos horas de viaje que todavía restan, resumir su historia, la historia de una mujer que por una vez supo decir no. La historia de una madre que no quiso para su hija lo que en otro tiempo quisieron para ella.
Debe tener poco más de veinte años. Todavía es bella aunque su piel oscura, reseca por el sol y el polvo que asfixia su aldea, está salpicada de pequeños hoyuelos, testimonios perennes de alguna enfermedad pasada. Su lucha diaria por la vida ha sido muy dura, como lo es la de la inmensa mayoría de las africanas. Noto que le apena dejar atrás a su marido. No le ama, pero le respeta. La ha tratado bien durante el tiempo que ha estado junto a él, pero cómo amar a un hombre mucho mayor con el que la casaron a los trece años a cambio de una vaca, tres cántaros y unas cuantas pieles.
Él es un buen hombre temeroso de Dios. Nunca ha faltado comida en casa ni leña para el fuego. A veces le traía regalos de los que conserva un pequeño espejo con marco de nácar que ella usaba para jugar con los rayos del sol. Pero cuando la luz del día se iba, sabía que se iba a repetir otra vez su particular infierno. Cómo amar a un hombre que por las noches vertía su lujuria sobre ella aun a sabiendas del dolor tan intenso que le provocaba, golpeando insistentemente con sus jadeantes embestidas aquellas cicatrices, vestigio cruel de lo que le hicieron cuando era niña.
Todavía permanece intacto el rencor por aquellas mujeres que años atrás la engañaron. Aquellas que le prometieron que tras una colina había un cabritillo para ella. Las mismas que allí la agarraron, la tumbaron en el suelo, la sujetaron, le separaron sus pequeñas piernas y le arrancaron con saña su feminidad. Las mismas que aquel día le hicieron sentir que nacer mujer era sinónimo de nacer maldita. No olvida el calor ni el asco que sintió al notar el paño sucio sobre su boca que acalló sus gritos, ni los ojos de la vieja curandera cuando empuñó un cuchillo y lo dirigió hacia su vagina para robarle una parte de ella misma. No recuerda nada más de aquel momento atroz. Sólo sabe que tras el dolor del primer corte quedó sumida en un profundo sueño y que tuvo mucha fiebre los días siguientes. Recuerda que tumbada en su jergón, entre delirio y delirio, veía el rostro de su hermana pequeña, que no se separaba de ella. Aquella niña que se encargó de apartar de su vista las ropas manchadas de sangre. Aquella niña que el año siguiente murió tras sufrir el mismo ritual. Después, el escozor insoportable que le quemaba cuando orinaba, la sangre que en ocasiones delataba la carnicería que había destruido su infancia y la vergüenza que sintió ante la sonrisa maliciosa que se escabullía entre los murmullos de los hombres mayores.
Durante años, había apartado de su mente aquel horror. Le decían que era la tradición, que era mandato divino, aunque ella se preguntaba qué clase de Dios puede permitir o ordenar que se castigue con semejante barbaridad a una niña. Por eso cuando aquella vez, cumpliendo con su deber diario de ir a buscar agua, una anciana le preguntó por la edad de su hija, entendió demasiadas cosas. De nada le sirvieron las súplicas a su marido o los consejos que mis compañeras se apresuraron a dar. Fue tachada de pecadora al gritar, con el Libro Sagrado en las manos, que se le dijera en qué lugar estaba escrito lo que, pasada una semana, estaba designado para su Mdaka. Durante tres noches no pudo dormir. Le aterraba pensar que clandestinamente, amparándose en la oscuridad de la noche y en la complicidad de su marido, se llevaran a su hija para hacerle lo mismo que le hicieron a ella. Sintió pavor ante la inminente tortura que se cernía sobre su pequeña, aquel ser que la había devuelto a su niñez, aquella sonrisa que corría junto a ella al lado del río cuando nadie las veía. No, se dijo. A ella no. 
Hace dos días, también aprovechando la oscuridad de la noche, se presentó furtivamente en mi pequeño hospital. Tras el sobresalto, las vi frente a mi cama en silencio, envueltas en un manto y con un pequeño hatillo con lo poco que cogió de sus ropas. Solamente me dijo “Elle ne veut pas”. A partir de ese momento, todo fue muy rápido. Urdimos con urgencia nuestro plan para sacarlas de allí, para permitir que por una vez, una "Mdaka" construyera su vida sin que nadie se creyera con derecho a amputarle ningún trozo de su cuerpo. 

Ahora, al fin, ya puede dormir.

Según los informes de UNICEF, cada año se practica la ablación genital a tres millones de niñas. Estas prácticas, además de ser una violación de sus derechos fundamentales, les causan daños irreparables e incluso les pueden causar la muerte.

48 amigos lo mejoraron:

Lunaria dijo...

Estoy de acuerdo en que las tradiciones y las culturas propias de los pueblos no se pierdan, pero evidentemente prácticas como estas no deben permitirse bajo ningún concepto.
Me parece un horror la ablación genital a niñas y espero que algún día tengamos la buena noticia de que por fin se abolió. Es triste pensar lo complicado que es que este deseo se cumpla.

El Navegante dijo...

Querida Tnahauser:
Cuando mucha gente entra en un momento bizarro de frivolidad, olvidándose que en realidad se está festejando un instante histórico en el pasado de la humanidad, que quedaría amrcada para siemrpe(más alla´de que yo no soy católico), me encuientro con este desgarrante ya la vez humano testimono , dicho est opor la fornma que lo has encarado y lo transmites.
No se si a propósito no comentas el pais del qeu se trata, de igual fornma es aberrante conociéndolo o o no lo qeu aún se practica salvajemente.
Le envío un beso enrome a Alima, le envío mi corazón, desde aquí desde los mares del sur, para que sienta que hay gente a la cual no le pasan desapercibidas esas atrocidades, más allá de la impotencia de no poder hacer más que circular estos testimonios como el tuyo, cargado de valentía y humanidad.
AShora sí, permíteme que te diga,aúnn con alguna demora, no sólo que eres MUY BIENVENIDA A BORDDO, sino que es un honor tenerte en el barco.
Muchísimas gracias por haberme visitado en la fiesta de su cumpleaños.
Ahora hay otra, donde ´tu estás destacada, lo verás, pero desde ya con otros matices.
Un fuerte abrazo y muchas felicidades para ti, para Alima , su hijita, y todos tus seres queridos.
Fernando, el Navegante de mares,ríos y sueños.

unjubilado dijo...

Que difícil es cambiar determinadas bárbaras tradiciones pero que necesario sería.
Ahora me encuentro en un aprieto, El Navegante te trata como mujer y yo leo en tu perfil Sexo: Male, ya no sé si darte un beso cariñoso o simplemente un saludo.
Feliz Navidad para ti, familia y amigos te desea unjubilado

bajamar dijo...

Qué extraordinario y conmovedor texto, y si, que dificil comprender las barbaras prácticas humanas, no me extrañaría que, especificamente ésta, tuviera un origen sospechoso...despues de todo alude a otras ideas como las de privar de placer a las mujeres o el sacrificio del amor y de su ser. Qué valiente Mdaka, me alegro de que su pequeña no tenga que pasar por lo mismo..
Es un tema complejo este, porque hay quienes con el pretexto de instaurar sospechosas democracias en culturas diferentes cometen horrores inauditos, y por otro lado ciertamente hay circunstancias de tradición cultural totalmente cuestionables e indeseables para cualquier ser humano...

Gracias por compartir éste texto, y gracias tu espacio

un abrazo

Eddy dijo...

Que fuerte! y triste este escrito pero tan verdadero,todavia existe este ritual en la cultura en pleno siglo 21 tanto en niñas y niños,deberian hacer algo para que terminaran con eso......"Feliz navidad"...Un abrazo..

Trini dijo...

Esta practica no es una tradicción, es una atracción por la crueldad.

Yo respeto todas las religiones, todas las culturas, pero mientras no atenten contra el derecho a la vida de cada cual, hombre o mujer. Esto que narras y que es desgraciadamente cierto es una aberración y debería de estar erradicada desde hace años, pero me temo que son las mismas mujeres, que lo han padecido ya, las que siguen manteniendo viva esta horrible costumbre, que ojalá y es mi deseo, sea abolida en este años 2007 que ya va siendo hora.

Un abrazo
Feliz Navidad

Peca dijo...

Este relato me ha estremecido.Es tal la realidad brutal que trasmite que ha conseguido que se me haga un nudo en la garganta ante un hecho tan sobrecogedor.

Me consta que este no es el post más adecuado para ello pero aún así, FELIZ NAVIDAD

Gwynette dijo...

Que puedo añadir ?.. tremendo y conmovedor !!!
Ojalá encuentren su sitio en una sociedad tan distinta donde supongo que tampoco les será fácil la integración..les deseo lo mejor para ellas y también para ti..

Abracitos de alcachofa

Dragonfly dijo...

Gracias por darte la vuelta en mi blog, mis mejores deseos para ti también.

Un abrazo grande ;)

Darilea dijo...

Me pregunto si a los hombres fuesen castrados y la ley la hubiese impuesto la mujer si se siguiría manteniendo esta tradicíón.
En el siglo que estamos la práctica de algunas tradiciones me parece absurda.
Besitos.
Feliz Navidad.
Pd: Gracias por tu visita a mi página, perdona la demora en contestarte pero estos días ando algo liadilla con las fiestas.

Susy dijo...

Feliz Navidad.
Pero con el deseo, pegado, mi acuerdo con lo que relatas.

Abrazos de amiga.

Gemma Ferré dijo...

Un post fantástico. Me ha conmovido profundamente. Ojalá esta clase de aberraciones dejen de ocurrir algun día y que haya más mujeres que se revelen contra estas tradiciones tan vergonzosas.

Un beso.

MORGANA dijo...

Dos millones de niñas al año, aproximadamente 6.000 cada día, cinco cada minuto, pasan por esta terrible práctica que les ocasiona importantes trastornos tanto físicos como psíquicos, desde esterilidad, anemia, complicaciones en el parto o desgarros, hasta la imposibilidad de disfrutar del sexo. Eso si sobreviven, porque muchas niñas mueren cada año por hemorragias o por infección generalizada, después de haber sido sometidas a esta barbarie.
Mientras en paises como Somalia vale más un camello que una mujer,
donde a la mujer no se la considere como ser humano, sino como objeto que utiliza a su antojo
sin permitir que ellas tengan ningun derecho y dependen primero del padre, y luego del marido, poco se puede hacer.
En los países donde se practica esta mutilación, aunque los gobiernos lo tienen prohibido, lo siguen practicando, pues para ellos es muy importante que la mujer esté circundada, pues eso les asegura que su esposa es virgen.
Incluso, muchas niñas se lo piden a sus padres que les practiquen la ablación, pues no quieren sentirse desplazadas, deshonrar a la familia, ni no encontrar esposo cuando sean mayores.
Y para las mujeres es muy importante encontrar marido, pues sino se tendrían que dedicar a la prostitución o a mendigar.
Mi opinión personal es que aún quedan muchas generaciones para librar a las niñas de este horror
Es un largo camino, hasta poder concienciar de todos los daños que causa.
Siento haberme extendido, como siempre gracias.
Muchos besos.

Azul caleidoscopio dijo...

No sabia de esto, Tanhauser y me averguenza no haberlo sabido. Te agradezco esta informacion que me parece una de las demostraciones mas claras que he visto de la "crueldad por costumbre" de la que es capaz el ser humano. Supongo que el primer paso para luchar en su contra es INFORMAR a los que como yo no teniamos idea de que esto ocurria. Un abrazo y gracias de nuevo.

julia dijo...

Con-movedor , muy conmovedor, movedor..
lo senti hondo.

MentesSueltas dijo...

Agradezco tu visita a mi espacio y las palabras de aliento.

Te espero siempre.

Dejo mis mejores deseos para el próximo año.

Un abrazo

MentesSueltas

Ferípula dijo...

Me desgarra.
Como mujer, como maestra de niñas...
Pensar en esas pequeñitas que piensan en "cabritas" cuando el augurio es atroz. Pero desconocen: son víctimas de la "cultura", una vez más, donde más que el clítoris se amputa la dignidad y el derecho a "SER MUJER".

..."su particular infierno..."
ah, Dios mío...hasta que el valor sobrepasa el temor y "la mujer" comienza a defender a su género y a su hija, y a su simiente...Bendita mujer!
Habrá sembrado en la historia y futuro de su hijita.

Tremendo, me dejás con la piel erizada y el corazón contrito...

Me voy más cerca....
Cuánto desperdiciamos nuestra libertad occidental...degenerando el sentido del amor propio y respeto por el cuerpo cuando también "nuestras niñas" entregan sus miembros a cuanto hombre le susurre "belleza" o dinero...

Identidad: allá y acá.
Respeto, igualdad, y voces que se levanten para aclarar las diferencias.
Un abrazo, mi amigo
tan-sensible ...

Feripula

Felicidades!!! Cuidado con el Nuevo Agente 007 que está por llegar!!! :)

Abril dijo...

Amigo: Tocaste un tema del que podría estar hablando hasta pasado mañana y te ocuparía todo el blog... Me pone muy triste que este tipo de cosas sigan pasando. Sé que pasan y las repudié siempre, pero leer este relato me hizo desfallecer de dolor. Amnistía internacional junta la fuerza de mucha gente que repudia estas prácticas para que se termine de una buena vez.

http://www.amnistiainternacional.org/

Todos podemos hacer algo. Un beso grande.

Umma1 dijo...

Es una fortuna que esta mujer pudiera dar un paso por sobre la tradición y, elegir para su hija otro destino.

Es la mujer que pertenece culturalmente a estos sectores musulmanes extremos, la que debe comprender la indignidad de su sometimiento y lograr hacer oir su voz, que seguramente no es la nuestra.

Imagino como debe sentirse quien es mutilada, lo comprendo con mi sistema de pensamiento occidental. Lo que no creo es que una mujer pierda su feminidad con ello. El ser femenino radica en otro lugar que no está entre las piernas y, el placer, no depende del clítoris.

Seguramente esta madre, con una buena contención y si logra establecer alguna vez una nueva pareja, va a sentirse tan plena como es posible.

Por lo pronto, íntimamente, debe saber que es una pionera.

Saludos

Pryncesazul dijo...

desgraciadamente no podemos acabar con esas tradiciones.... k triste....
cuidate mucho
bye

Glauca dijo...

No se deben perder las tradiciones pues forman parte de lo que somos pero, ello no significa que halla que perpetuar los ritos por siempre...No perder la tradición es que ésta no caiga en el olvido de la memoria, que uno/a conozca qué es y por qué es mas sin quedar anquilosados en el pasado, sino sirviéndose de él para mejorar el futuro.

Chao!

Ximena dijo...

Me han gustado mucho tus textos, tu escritura tiene la capacidad de transmitir mucho...

Sobre esta historia en particular...que se puede decir que no hallamos sentido ya los y las que lo leimos... Esa es la potencia del texto, acercarnos al horror de esa realidad brutal que se mantiene de esa, y de otras tantas maneras aun en el mundo...

Muy buen texto. Logra sobrecoger de verdad...

Saludos. Volveré por estas tierras virtuales...

Ximena

Yessi dijo...

Tu post me ha gustado mucho, me ha transmitido tanto, gracias por compartirlo.

Saludos!!!

Abir dijo...

Ufff!! Como ya han dicho es conmovedor. Se te hace un nudo en la garganta.

almena dijo...

Qué decir. Cuanto relatas me provoca emociones encontradas. De angustia y de indignación, pero también de alegría porque una "Mdaka" esté a salvo.

Un abrazo fuerte

__MARÍA__ dijo...

¡Hola Tanhäuser!
Gracias a personas como tú, el mundo no es la cloaca a la que está destinado ser.
Valentía por parte de tu amiga, pero valentía también por tu parte.
Necesitamos de vosotras.
Un abrazo para vosotras desde el fondo de mi corazón

Seoman dijo...

Todos los pueblos y paises tiene tradiciones, pero hay que tener en cuenta que en teoria la humanidad lo que tiende es a avanzar en sus pensamientos y costumbres. Por lo tanto considerar este tipo de cosas como la ablacion, el burka, el maltrato a animales para fines festivos, la lapidacion, no se tendrian que considerar tradicion sino atentado contra la humanidad.
Ufff, que a gusto me he quedado

MENS REA dijo...

Siempre acbamos encontrando en la vida aquel héroe o heroína que son capaces de dar una ayuda a tiempo ... o de escibir un texto que uno no pueda acabar de leer sin que se le humedezcan los ojos.

Hace tiempo entró en el despacho un procedimiento contra los padres de unas niñas (todos ellos residentes en España) a las que se le había practicado ... fue tremendo. También fue duro cuando el procedimiento de archivó porque un Juez español no era competente para conocer del asunto.

Un beso.

Tanhäuser dijo...

lunaria.
Tienes toda l arazón. Me temo que la abolición de estas prácticas todavía queda demasiado lejos.

navegante.
Bienvenido a mi barco, Fernando y gracias por tus palabras. Me parece entender que has confundido mi identidad con la de la protagonista del relato. Si te he provocado alguna confusión, discúlpame.
Un abrazo, amigo.

unjubilado.
Que yo sepa soy hombre, casado y con dos hijas, por lo que si no te importa, preferiría un saludo antes que un beso cariñoso. No es por menospreciar, eh?
Un saludo.

bajamar.
Gracias por tu visita y por tu comentario. Nos seguimos leyendo, OK?

eddy.
El problema es qué hacer para acabar con estas prácticas. Cuando la tortura forma parte de la tradición o de la "cultura" es muy difícil acabar con ella.

trini.
Es cierto. Son las mismas mujeres, las que sufrieron esta práctica atroz, las que se encargan de que se siga perpetrando semejante barbaridad. Un saludo.

peca.
Siempre hay que desear Feliz Navidad. Quizá sea lo único decente que nos queda. Un abrazo.

gwynette.
Hay tantas como ellas que quieren escapar y que encuentran tantas puertas cerradas. Gracias por tu visita.

dragonfly.
Nos vemos. Un saludo muy grande.

darilea.
No sé cuál es la respuesta a tu pregunta. Me temo que no es sólo una cuestión de sexo. Es más bien una cuestión de utilizar el poder sobre los más débiles. Pero no lo sé.
Un saludo.

Tanhäuser dijo...

susy.
Igualmente, amiga. Que tus deseos se hagan realidad. Gracias por volverme a visitar. Sabes que siempre serás bienvenida.

gemma.
Hay tantos "Ójalas", ¿verdad? Un saludo muy grande.

morgana.
Yo no lo habría podido haber dicho mejor. Muchas gracias por enriquecer mi texto y aportar esa información.
A veces uno se pregunta qué clase de mundo le voy a dejar a mis hijas. Me da la impresión que será peor que el que yo recogí de mis padres.
Un saludo y gracias de nuevo.

azul caleidoscopio.
Es verdad que no se informa demasiado sobre estas cosas.
A diario mueren mujeres lapidadas, miles de niñas son prostituidas o vendidas y pasan tantas cosas que no nos cuentan. Me alegro que mi texto te haya sido útil.
Un saludo y nos leemos, OK?

julia.
Muchísimas gracias por tu visita. Espero que vuelvas.

mentessueltas.
Recibe tú también un cordial saludo.

Feri.
Hoooooola. Ya te echaba de menos. ¿Qué hacemos, Feri? ¿Cómo abolimos estas barbaridades?
Estamos en tus manos y en las de todos los maestros que debéis conseguir que nuestros niños se eduquen en el respeto a los demás. Sois vosotros los seres más poderosos de la Tierra. Vuestras palabras y vuestras enseñanzas son las únicas armas que tenemos contra este tipo de atrocidades. Hazlo por tus niñas y si me lo permites, hazlo por las mías.
Un abrazo transoceánico.

abril.
Gracias por tu visita y gracias por el link. Seguro que a todos nos será muy útil.

umma1.
Estioy de acuerdo que no pierde su feminidad cuando se le practica la ablación del clítoris pero creo que se les someten a este tipo de rituales para someterlas y privarlas de tener relaciones placenteras.
Un saludo y ójala que vuelvas.

princesazul
Bueno, abril ya nos ha dicho cuál es el primer paso que podemos dar. Entre todos, quizá consigamos algo.

Tanhäuser dijo...

glauca.
Perfecto! Completamente de acuerdo. Las tradiciones deben servir para enriquecernos y no para empobrecernos como seres humanos.
Un saludo.

ximena.
Me alegro mucho que te haya conseguido transmitir un poquito de la pena tan profundaa que me causa lo que le hacen a tantas niñas en el mundo y me alegro también que me digas que me volverás a visitar. Serás siempre bienvenida.
Un saludo y gracias por venir.

yessi.
Gracias a ti por visitarme. Vuelve cuando quieras. Mi puerta siempre la tendrás abierta.
Un saludo.

abir.
Gracias por tu visita y gracias por tus elogios. Vuelve pronto, OK?

almena.
Pero quedan tantas allí.
Gracias por venir y gracias por tus "Cosas Nimias".

maria.
Yo no soy valiente. En todo caso la protagonista de mi historia o en todo caso los que me habéis leído.
Gracias por tu visita. Un saludo muy grande.

seoman.
Qué a gusto te has quedado y cuánta razón tienes. Llevamos siglos sobre la Tierra y ya va siendo hora de que destruyamos tradiciones absurdas y degradantes en lugar de inventárnoslas.
un saludo, amigo.

mens rea.
Y que estas cosas todavía pasen en este país. ¿Y nosotros nos llamamos primer mundo?
Un beso muy grande.

Patricia 333 dijo...

Sólo mujeres como ella pueden hacer del nuestro un mundo mejor.

Yo que he vivido en carne propia lo que es el terror se que ella es mas valiente que yo , porfavor dile de mi parte que la admiro y deseo que todo lo que ha vivido quede en el pasado ya PASO YA LO VIVIMOS hoy tenemos que vivir el PRESENTE , porfavor dale un beso de mi parte a ella y a su hija , a ti que DIOS te bendiga por tu enorme corazón por tu valentía

Dulce dijo...

Completamente deacuerdo con todos los comentarios que te hacen!!!!

El mejor regalo de estas Navidades es que personas como TU vengan a visitar mi "rincón". La verdad que es todo un lujo...

Siempre me alegra tu visita.

Vamos a empezar a preparar el fin de año que ya falta realmente poco, poco!!!!!

Un cariñoso saludo.

La hormiguita dijo...

Impresionante. Me alegra que estén a salvo.

Un beso, con mi deseo de que tengas un feliz año nuevo.

Ontokita dijo...

pienso en las mujeres que es china no valen si dan a luz a una niña hasta las que lapidan y laceran. Las que violan de camino a la escuela, o las que su madre calla cuando un padrastro abusa de ellas, las que pierden su corazón y su ninez al se amputadas de acuerdo a una tradición, pienso enlas nenas de mis amigas y en mi propia hija todas mujercitas con derecho a la vida, a ser queridas y cuidadas con amor sin miedo de que alguien algun día les haga daño.hay tanto por hacer. te mando un abrazo y dejo un flor

Laia Babel dijo...

ei... em vas prometre que et continuaries passant per can babèlia...

bona entrada d'any!

Goathemala dijo...

Amigo, he visto que has titulado la entrada "Cómo veo las cosas", pues exactamente igual a ti es como las veo yo.

--
Saludos y feliz 2007.

Carmen dijo...

Agradecida por tu visita, aprovecho para desearte lo mejor par ael 2007 y que lo disfrutes junto a los que amas.

Un saludo

Darilea dijo...

Voy a darte las gracias primero por que dejaste tu enlace en mi pàgina con tu visita y así has podido darme la oportunidad de leerte.
Interesnate relato de una realidad dolorosa en el siglo que estamos
Un besito y Feliz año
Pd: Casi vecina jiji

Tanhäuser dijo...

Patricia 333.
Quizá algún día quieras compartir con nosotros tu experiencia. Recibe un cordial saludo.

Dulce.
Para mí es un placer visitarte. Lo sabes, ¿verdad?
Un saludo muy grande.

la hormiguita.
Gracias por tu visita, siempre eres bienvenido.

ontokita.
¿Te das cuenta? Casi siempre es contra las mujeres y, si me lo permites, lo que es peor, contra las niñas. A veces uno siente vergüenza de ser hombre.

laia.
I ho faré. Bon any per tu també.

goathemala.
Gracias por tu visita. ¿Has regresado de tus vacaciones? ¿Qué tal tus olivares?

carmen.
Hola. Va ser una casualitat. No tenia ni idea que la Sacri tenia una germana Badalonina.
Els meus millors desitjos.

darilea.
Gracias a ti por tu visita. Nos seguimos leyendo, ¿vale?

Ferípula dijo...

Lo haremos: en eso está nuestra existencia...

Elizabetha dijo...

disculpe...pero su post me hizo llorar, habia leio y visto documentales sobre esta practica barbarica, pero nunca un relato tanpersona y dramático...ellas estan bien ahora?..a salvo? verdad? ud. cuidara de ellas????...es admirable lo que ud. ha hecho , un aporte para el pobre genero humano sumergido en pelas estupidas y empobrecido por la falta de sentiminetos de todo tipo, es hermoso saber que aun quedan personas que arriegan la vida por otro, ahora que cada uno solo cuida de su propio cuerpo (ya que muy pocas aun preservan el alma)es estremecedor y a lavez tranquilizador que personas como ud. existan.
Una pregunta su nick es por la obra de Waganer verdad? y es doctor??????... otra cosa tambien adamiro a gaudi aunque solo he vist obras suyas por televsion y libros
mis saludos desde el fin el mundo
Elizabetha

Tanhäuser dijo...

elizabetha
Yo sólo escribo lo que imagino que deben pasar esas pobres criaturas. Ójala supiera cómo salvarlas.
Y efectivamente, Tanhäuser es una ópera de Richard Wagner.
Muchas gracias por tu visita y un gran abrazo.

Nerim dijo...

Efectivamente, que en pleno siglo XXI se sigan practicando estás barbaries, no tiene nombre, y escudarlas bajo el manto de "hay que seguir la tradición", me hace recordar a los católicos que amparándose en el nombre de Dios, mataban a mansalva en sus cruzadas.
Como es posible que en nombre de se cometa estas atrocidades?.
En un reportaje que vi en la tele, dijeron que la mayoría de las madres son las que estan de acuerdo
en practicarles la ablación a sus hijas. Esa noche casi no pegué ojo,tenia el alma helada, al igual que hoy, al llegar a esa parte del relato en la verguenza que sintió Alima ante la SONRISA maliciosa de los hombres.
Y encima la gente le llama a esto cultura?
Un fuerte abrazo
Nerim

Tanhäuser dijo...

Está tan arraigada en la mentalidad de esas gentes que costará mucho erradicar esa lacra, Nerim. Sin duda, el trabajo de las voluntarias que se dejan las pestañas en ello, es la mejor arma que tenemos.
Gracias por tu valiosa aportación.
Un abrazo enorme.

MentesSueltas dijo...

Te abrazo y te extraño...

MentesSueltas

Tanhäuser dijo...

un abrazo para ti también.

Mae dijo...

que horror.
no se como esto puede existir,.
uff
BEsos.

 

Sample text

Sample Text

Sample text

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...